Licencias de manejo, fáciles en Hidalgo


En el estado, el trámite para conseguir una licencia de manejo se puede comparar con el servicio express de los restaurantes de comida rápida, pues cualquier ciudadano, sepa o no manejar un automóvil, es candidato seguro a obtener el documento en tan sólo cinco minutos.


El Independiente de Hidalgo comprobó que los trámites para un permiso de licencia para conducir en adolescentes son tan sencillos que cada día una mayor cantidad de menores manejan lícitamente algún vehículo, sin responsabilidad y la preparación necesaria.

Cualquiera al volante

La Secretaría de Seguridad Pública estatal es la encargada de realizar estos trámites sin que se presente ningún obstáculo para los menores de edad, mediante un pago mensual extraordinario.

En el módulo para expedición de permisos sólo piden a los adolescentes acta de nacimiento, credencial escolar vigente, comprobante de domicilio, certificado médico y credencial de elector de alguno de los padres para firmar los documentos.

Cualquiera pensaría que debido a que son jóvenes de 16 y 17 años deberían aprobar un minucioso examen para demostrar sus capacidades frente al volante. Sin embargo, se les permite obtener licencia sin siquiera haberse subido a un vehículo.

Vanesa acudió, acompañada de este reportero, al módulo en el que se expiden las licencias. Ella, hasta el momento, no se ha subido a un automóvil para manejarlo, sin embargo requería sólo de una credencial vigente para entrar a los antros, pues aún no tiene mayoría de edad.
Para obtener el permiso, el joven sólo tiene que presentar algunos documentos y realizar un examen con únicamente cinco preguntas, sin importar si saben conducir o no.

“Una bomba” en adolescentes

Para especialistas, el que los jóvenes consigan a temprana edad su permiso de conducir significa “darles una peligrosa arma que puede atentar contra su vida y la de los demás, inclusive muchas veces no cuentan con la preparación ni la pericia para manejar un vehículo”.

La psicóloga Florencia Quiroz Trejo señala que el consumo de alcohol y el exceso de velocidad son una de las principales causas de muerte entre adolescentes, además el número de personas afectadas por accidentes viales son más que por algunas enfermedades.

Por lo tanto, esto se convierte en problema de salud pública, asegura la Secretaría de Salud en la entidad (SSH), además los accidentes viales con frecuencia alarmante se originan por el abuso que se hace del alcohol.

Las acciones preventivas rebasan a la institución y tienen que ver con obras públicas, acciones de seguridad, pero “sobre todo la falta de conciencia de cada uno de los automovilistas, operadores de unidades de transporte público”, indicó.

Por lo que los accidentes forman parte de las 10 causas de mortalidad en el país y se han convertido en un problema de salud pública, pero el ámbito de acción para su prevención es toda la sociedad.

En la entidad los accidentes viales ocupan el quinto lugar en cuanto a mortalidad y el promedio de accidentes letales o no rebasa el promedio de dos diarios, explicó.

Hasta 45 por ciento de las causas de muerte en adolescentes podrían prevenirse y evitarse, particularmente si se considera que 35 por ciento de ellas están relacionadas a accidentes viales y en algunos casos a consumo de alcohol, explica.

El Centro Nacional para la prevención de Accidentes recomienda a los jóvenes que empiecen a manejar, acudir a alguna escuela de manejo para “tener más conocimientos y pericia al momento de conducir un vehículo”, además de inculcar en ellos la cultura de la responsabilidad al momento de tomar el volante.

La Secretaría de Seguridad Pública tiene previsto cambiar el mecanismo en entrega de permisos para conducir a adolescentes, ya que el actual permite fácilmente su obtención.

La Secretaría de Vialidad y Tránsito Municipal ha reportado que en 40 por ciento de accidentes, los conductores fluctuaban entre los 20 y 30 años de edad; en tanto que 50 por ciento iba de 30 a 60 años, y 10 por ciento restante, se trataba de menores de edad.