Artesanos piden erradicar ambulantaje de pirámides de Tula


Artesanos de la zona arqueológica de Tula exigen de manera inmediata al delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Hidalgo Rodolfo Palma Rojo erradicar el ambulantaje y a los morraleros que ofrecen mercancía a pie de pirámide y “meter en cintura” a los administradores, que en lugar de sancionar fomentan estas prácticas.


Según los denunciantes, que omitieron proporcionar su nombre por temor a represalias, son varias las malas prácticas y excesos cometidos por el administrador actual del sitio Arturo Rubí, entre las cuales destaca: solapamiento del ambulantaje a cambio de “renta” y autorización para que deambulen los morraleros que sólo timan al visitante.
Sobre esto explicaron que son pseudoartesanos que ofrecen a los paseantes piezas arqueológicas de manufactura propia como si fuesen originales, quienes piden a los compradores hasta 50 mil pesos por una pieza que vale 300.
Acerca del ambulantaje dijeron que está prohibido por el INAH y que en lugar de ser benéfico para los artesanos da mal aspecto al centro ceremonial tolteca, “la venta de figuras a pie de pirámide está prohibida por la dependencia, sin embargo el administrador de la zona no hace nada por controlarla, al contrario, la fomenta con sus actitudes”.
Rememoraron que hace aproximadamente un año externaron a través de oficio esta misma inconformidad al entonces delegado estatal del INAH en la entidad Miguel Caraveo Chávez, y se comprometió a tomar acciones de regulación y sanción contra quienes fueran sorprendidos incurriendo en una falta, “pero no hizo nada”.
Manifestaron que tras denunciar en ocasiones anteriores este tipo de acciones fueron objeto de amenazas e intimidación por parte de sus autoridades y acusaron a algunos arqueólogos de saquear riqueza cultural.