Complicada, creación de subdelegación Profeco


La creación y funcionamiento de una subdelegación regional de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) requiere capacitación del personal en aspectos legales que se tendrían que manejar, así como contar con un presupuesto específico para nóminas y operatividad, señaló la delegada estatal de la dependencia federal, Leslie del Villar Sosa.


Puntualizó que la eventual subdelegación tendría que contar además del titular del área, con abogados para el departamento de seguimiento y conciliación, así como otros más para completar la estructura administrativa, sumado a que el procurador federal del consumidor tendría que hacer la propuesta ante la Cámara de Diputados Federal.
Además del importante presupuesto que tendría que aplicarse, la funcionaria señaló que funcionarios a cargo de esta oficina tendrían que contar con una certificación para poder responder a responsabilidades de la dependencia, toda vez que facultades y responsabilidades legales están contempladas en la ley general de la Procuraduría Federal del
Consumidor.
Del Villar Sosa señaló que a través de la conciliación, en principio por vía telefónica, es como se busca la resolución de reclamaciones que se reciben, en el caso de Valle de Tulancingo, de lo cual aseguró que se tiene una efectividad positiva en 80 por ciento de los casos.
Las cifras de reclamos se han elevado de 900 anuales (al tomar posesión del cargo en el año 2009)  a mil 900; el incremento es reflejo de la preocupación de la ciudadanía de que sus derechos como consumidor sean respetados, pero asegurando que apenas la quinta parte de dichos reclamos se convierten en demandas legales.
Otro mecanismo para apoyar derechos del consumidor, es realizar talleres de capacitación entre proveedores de la región para dar a conocer sus responsabilidades, con lo cual además de estar en el marco de leyes vigentes, conocen cuáles son sus derechos para ofrecer servicios al público.