Pachuca

La liberalización del precio de la gasolina, que ocurrirá paulatinamente en el país a lo largo de este año, cambiará la manera en que consumimos el energético.
Por años nos acostumbramos a elegir la estación de servicio en la que despachen litros de a litro; otro factor determinante es el precio de las dos gasolinas disponibles en el mercado: Magna y Premium.
No obstante, en adelante la calidad de las diversas gasolinas que se ofertarán en el mercado, y no su costo, será determinante en nuestra elección.
Así lo planteó Abelardo González Ramírez, profesor investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) en el área académica de química del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI), al ofrecer un panorama sobre las implicaciones de la diversificación del mercado de las gasolinas, así como la calidad de las diversas variantes que, a partir de ese hecho, estarán disponibles.
El también director de investigación de la máxima casa de estudios de la entidad estuvo en el programa radiofónico “Luciérnaga”, que se transmite por la frecuencia 99.7, en donde también aclaró dudas referentes al uso de biocombustibles.
“Por muchos años hemos estado acostumbrados a escoger una gasolinera porque nos vende litros de a litro, o a escoger el combustible en función de su precio, pero cuando empecemos a ver que hay gasolinas de diversos números de octanaje, que hay gasolinas con bioetanol, así como gasolinas importadas con diferentes atributos, nos vamos a orientar al tema de la calidad”, indicó.
González Ramírez recalcó la importancia de que la ciudadanía tenga el conocimiento necesario para seleccionar el combustible con la calidad ideal para su vehículo.
“No es lo mismo la calidad de gas que va a requerir un vehículo 2017 importado, a un modelo 1994 que lleva muchos servicios”, comentó.
Hoy la calidad de la gasolina, Magna o Premium, está determinada por su octanaje, que en el primer caso es de 87 y en el segundo, usada principalmente por vehículos de reciente modelo, es de 92.
“Actualmente los vehículos tienen muchos sistemas electrónicos, más ligeros, como hierro y acero; hoy llevan partes plásticas cerámicas, que la resistencia a la sobrepresión que genera la combustión de gasolina en motor es menor, esos vehículos tendrán que buscar gasolina de mayor octanaje”, explicó.
En cuanto a las alternativas de energéticos de menor costo, como es el caso de la mezcla de biocombustibles con derivados de petróleo, el investigador alertó que el exceso de oxígeno, como sucede en el caso del etanol, propicia mayor corrosión.
Lo anterior derivado del proceso de combustión en el motor, el cual genera agua en forma de vapor.
Por ello, manifestó, el riesgo de usar combustibles alternativos es que podría dañarse el motor del vehículo, “a menos que esté preparado para soportar una mayor corrosión”.
Contrario a lo que se pensaría, los vehículos viejos son los más propensos a posibles daños, debido a que están armados con piezas de acero o hierro dulce; en tanto, los modelos nuevos cuentan con recubrimientos resistentes a la corrosión.

¿Qué son los octanos en la gasolina?

Cuando se quema la gasolina en el interior del cilindro del motor, la explosión debe ser tal que empuje al pistón de forma suave y continua.
Si la combustión es demasiado rápida se produce una detonación, que hace que el pistón reciba un golpe brusco y se reduzca la eficiencia del motor.
El índice de octano de una gasolina es una medida de su capacidad antidetonante. Las gasolinas que tienen un alto índice producen una combustión más suave y efectiva.
El índice de octano de una gasolina se obtiene por comparación del poder detonante de la misma con el de una mezcla de los hidrocarburos isooctano y heptano. Al isooctano, con ocho carbonos, se le asigna un poder antidetonante de 100 y al heptano, con siete carbonos, de cero. Una gasolina de 97 octanos se comporta como una mezcla que contiene 97 por ciento de isooctano y 3 por ciento de heptano.
El índice de octanos requerido por un motor está directamente asociado con su nivel de compresión, es decir, a mayor octanaje es mejor la combustión, lo que previene el desgaste prematuro del motor.
Pero no todos los vehículos trabajan con niveles de compresión iguales. Los autos más sofisticados, de alto desempeño y alta compresión requieren de gasolina de alto octanaje, como la Premium. El no utilizar ese tipo de combustible ocasionaría cascabeleo, pérdida de potencia y daños al motor a largo plazo.
En cambio, un consumidor que tiene un vehículo común y acostumbra a utilizar gasolina Premium, desperdicia su dinero porque no le traerá ningún beneficio adicional.

 

Tips para ahorrar combustible

Ante el encarecimiento de la gasolina en México, circulan en redes sociales algunas sugerencias para lograr un poco de ahorro en el uso de los combustibles, y de acuerdo con el doctor Abelardo González, experto en el tema, tienen fundamento científico, por lo tanto aquí las repasamos:

  • Llenar el depósito por la mañana cuando la temperatura ambiente y del suelo es más baja, ya que la densidad de la gasolina y el diésel es menor y el litro de combustible será más exacto

  • Cuando llene eldepósito solicite que sea a velocidad baja, porque al surtir más lentamente se crea menos vapor y la mayor parte del vertido se convierte en un lleno eficaz

  • Llenar el tanqueantes de que éste baje de la mitad, ya que mientras más combustible haya en él, existe menos aire y disminuye su evaporación

  • No llenar el depósitocuando están rellenando los tanques de la gasolinera ni inmediatamente después, porque ese proceso remueve el combustible restante en los mismos y los sedimentos del fondo, por lo que corre el riesgo de repostar combustible sucio

  • Evite altas velocidades.Conducir a 100 km/h en lugar de a 120 km/h le permite ahorrar un 60 por ciento en el consumo de gasolina en el mismo trayecto

  • No acelere o frene bruscamente,hacerlo suavemente le permite ahorrar hasta 20 por ciento de gasolina

  • Revise los neumáticosy manténgalos a la presión correcta, de lo contrario incrementa el consumo de combustible

  • La revisión periódicay el buen mantenimiento del automóvil contribuyen al ahorro de gasolina

 

¿Por qué subió?

Costo de distribución, precios internacionales y falta de tecnología de punta para extracción, las principales causas

En entrevista con Elsa Ángeles, Abelardo González Ramírez detalló los factores detrás del gasolinazo que tuvo lugar a inicio de año, el cual tuvo un impacto severo en el ámbito social, debido a que propició no solo encarecimiento de diversos productos y servicios, sino una serie de protestas ciudadanas, algunas radicales.
Una vez que el mercado se diversificó y la importación quedó abierta, se adicionó la fórmula del costo de la gasolina, en donde elementos como la distribución y logística establecieron el mapa de precios vigente a partir del primero de enero, según lo establecido por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).
Por ejemplo, abundó, la ubicación de las seis refinerías del país hace que las zonas con menores costos de distribución sean las más cercanas al golfo de México.
“En Hidalgo tenemos cercanía con la refinería de Tula, es por eso que quizá aquí sea un poco más barata (la gasolina) cuando se liberen los precios”, comentó.
Aunado a eso se suman los precios internacionales del petróleo. La gasolina en estado “puro”, por llamarle de alguna manera, sin haberse mezclado con el respectivo detonante y que se divide en tres tipos, tiene un costo de 8.6 pesos el litro, el cual es variable por día y se cotiza a nivel de materias primas internacionales.
“Hablamos de que es un costo base y es internacional, cuando ya le agregas el detonante tendrá un costo adicional, luego cuando se suman los impuestos vas llegando al costo final, para finalmente agregar las utilidades de los distribuidores y gasolineras”, detalló.
Otro factor es la realidad que vive el país: la extracción de petróleo cada vez se ha complicado más debido a que actualmente para obtenerlo hay que llegar a aguas profundas. México, afirmó el investigador, no estaba preparado para eso.
“Para ser autosuficientes y soberanos en ese sentido se debe extraer petróleo de aguas profundas, lo que significa mayor presión, temperatura, no hay iluminación; a esos puntos no hay ser humano que llegue, tiene que entrar uno con robots y ello implica también la capacitación de personal para operarlos”, puntualizó.
La solución a ese problema, dijo, es la inversión en formación de recursos humanos para el sector energético, proyecto en el que está comprometida la UAEH.
Prueba de ello es el proyecto Planta piloto para la evaluación de catalizadores de reformación catalítica de Naftas, que encabeza Abelardo González.
“Es una estrategia de largo plazo pensar en formación de recursos humanos para el sector energético; desde hace dos años se preparan 30 mil técnicos especialistas con nivel posgrado y más de 120 mil que tendrían que capacitarse para hacer frente a la reforma energética y los retos que plantea”, apuntó.
Se trata, declaró, de capital humano capaz de contribuir a resolver esas problemáticas, adaptarse al cambio y desarrollar nuevas tecnologías.

¿Quién es el científico invitado en esta edición?

César Abelardo González Ramírez nació en la Ciudad de México, pero realizó sus estudios de licenciatura en ingeniería química en el Instituto Tecnológico de Pachuca; inmediatamente que egresó se trasladó al Instituto Tecnológico de Celaya para cursar la maestría en ciencias en ingeniería química.
Dos años después, radicó en la ciudad de Manchester, en el Reino Unido, para estudiar la maestría en filosofía en ingeniería química en el Instituto de Ciencia y Tecnología, para luego continuar el doctorado en filosofía en ingeniería química, en la Universidad de Manchester. Cinco años después realizó un posdoctorado en la Universidad de Texas, en Estados Unidos.
Actualmente es profesor investigador en la UAEH en el área académica de química del ICBI, además es director de investigación desde 2012.
Por ese trabajo recibió el Premio Hidalgo a la Tecnología 2015, que otorga el gobierno del estado.
Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel uno; es profesor con perfil deseable del Programa de mejoramiento del profesorado y líder del cuerpo académico de ciencias ambientales.
A nivel internacional obtuvo el primer lugar en el Concurso de Planes de Negocio de base científica y tecnológica de la Universidad de Manchester, en 2006.
Es autor de tres libros, ocho capítulos de libros, 17 artículos indexados internacionales, 30 memorias en congreso y una patente. Ha graduado a tres estudiantes de doctorado y 18 de licenciatura.

Please wait...

Comentarios