Pachuca.- Tomás Barreiro, músico y director académico de la Academia de Arte de Florencia, impartió la conferencia “La nacionalidad sonora” y presentó la cinta El viaje de la Nonna en el Festival Internacional de la Imagen (FINI) 2017, en donde además afirmó que el cine de arte mexicano es potencia mundial.
Su actividad en el evento comenzó con una plática en la sala J Pilar Licona Olvera del centro cultural universitario La Garza, donde indicó que la música es parte esencial de la vida, al tiempo que demostró cómo es que la iconografía y el sonido tienen un valor muy importante dentro del retrato que desea realizarse. De esa manera, puntualizó, se demuestra que las vinculaciones del sonido con las tradiciones de la imagen pueden ser sustentables entre sí.
Asimismo, habló sobre los derechos de autor y explicó que a veces las líneas son delgadas entre una interpretación y un plagio, por lo que ha existido inconsistencia en cuanto al registro de las obras.
Manifestó que los cineastas y compositores deberán vincularse más los unos con los otros, pues la expresión del cine reside en gran parte en la música descrita dentro de la trama, por lo que apuntó “es importante demostrar un vínculo que el espectador pueda apreciar, y a veces muchos directores pasan eso por alto, incorporando composiciones que no son las óptimas”.
Además, Barreiro presentó la proyección de El viaje de la Nonna en el salón de actos Ingeniero Baltasar Muñoz Lumbier, dirigida por Sebastián Silva Gaetano y en la que participó en la música. En esa historia, la abuela Todaro, a la que se le olvida todo menos que tiene el deseo de ir a la tierra de su amado y difunto marido, Italia.
Todaro logra convencer a su familia y, con el fin de darle un último gusto, todos se embarcan en una aventura en búsqueda de imágenes para la memoria de la abuela; un viaje lleno de enredos y sorpresas inherentes a la situación, pero sobre todo de amor.
El músico comentó que la experiencia de agregar acompañamiento a una película es un proceso muy interesante pero tardado, debido al equipo que se ocupa. Mencionó que es necesario trabajar mano a mano con el director para definir que “toque” desea darle a la película y qué ambiente desea generar.
“Algunos directores te dejan que imagines lo que le vas a meter a la película, como el caso de una obra llamada Estela, en donde el director musical jamás vio la película, pero en este caso resultó ser un experimento muy bueno”, expresó.
Puntualizó que la industria mexicana es una potencia en el cine de arte y de festivales, donde ha logrado reconocimiento con cintas como Güeros de Alfonso Ruiz Palacios, que ganó recientemente la Palma de Oro en Berlín, la Ópera Prima en San Sebastián y destacó también en el de Lima.
Destacó la importancia de realizar un festival como el FINI y reconoció el trabajo y organización de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y su Patronato al tener la iniciativa.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios