En su octava visita a la entidad, el presidente Enrique Peña Nieto estuvo ayer en Santiago de Anaya para inaugurar un granero con capacidad para almacenar hasta 15 mil toneladas de maíz, cantidad suficiente, según cifras otorgadas ayer, para alimentar a 80 mil personas al año. El granero que se encuentra ubicado en Santiago de Anaya, Valle del Mezquital, es un centro de almacenamiento neurálgico para el país. Solo hay otros dos que tienen dimensiones similares: uno en Chiapas y otro en el Estado de México, que en conjunto suman una capacidad de almacenamiento de 58 mil toneladas. La razón de que se haya construido en Hidalgo es por su ubicación geográfica, que permitirá surtir del producto a entidades como Querétaro, Puebla y Veracruz, según información oficial. Se trata, entonces, de una obra de grandes dimensiones (requirió una inversión de 36.5 millones de pesos) que aprovecha las bondades logísticas de Hidalgo y su privilegiada posición geográfica. La entidad, como han dicho los propios empresarios a través de sus cámaras, se está convirtiendo paulatinamente en un destino seguro para las inversiones. Contrastar la paz que vive Hidalgo en comparación de lo que viven estados como Michoacán y Oaxaca, aunque es una estrategia carroñera, parece estar dando resultado. De filón. El PRD debería meditar su intención de bloquear las carreteras México-Pachuca y Arco Norte para exigir que les sea respetado el triunfo en Zapotlán. Porque si no, ¿para qué mantener tantos tribunales electorales? De refilón. En el gobierno de Peña Nieto la prensa vive prácticamente encapsulada. ¿Para qué invitan a los medios si no van a poder salir de su corralito? Ni siquiera para recorrer las obras que inauguran. ¿Se dan cuenta del absurdo?

Comentarios