Acaba la actual administración del Ejecutivo estatal y el sistema de transporte Tuzobús sigue siendo un pendiente, una obra que aún no funciona como debería. La famosa reconfiguración de rutas sigue trunca, al igual que sucede con la compra de cuatro unidades –que llevan meses estacionadas– y que servirían para abatir el déficit de autobuses. En ese mismo tenor el gobernador Francisco Olvera explicó ayer en entrevista que el gobierno aún no determina si habrá compra de más unidades en las rutas alimentadoras, pues hace falta hacer una reingeniería total para mejorar el servicio y “nivelar” los viajes por día, cuyo déficit diario es de 15 mil. Y sobre el subsidio para que siga operando el sistema Tuzobús, José Luis Gallego, director del Sistema Integrado de Transporte Masivo de Hidalgo, reveló que desde abril pasado el gobierno del estado subsidia 2.6 pesos de cada uno de los 104 mil viajes del Tuzobús que se realizan a diario. Es decir, si la aritmética no miente, el gobierno desembolsa 270 mil pesos diarios y en promedio 8 millones cada mes, que fue el precio de no haber calculado de manera correcta cuánto dinero requería el sistema para operar y confrontarlo correctamente contra la demanda de usuarios. Como sea, el gobernador Olvera dijo que su administración aún estudia cuál será el subsidio que propondrán para el año entrante, en caso que su predecesor, el gobernador electo Omar Fayad Meneses, decida continuar con el proyecto. El Tuzobús sigue siendo una obra sin terminar pese a que tiene casi un año en operación. El sistema de transporte, que es además la obra más emblemática de Olvera Ruiz, sigue estacionado. Y aún no sabemos si Fayad lo retomará, pues ha dicho que deberá hacer un examen minucioso de cómo funciona y si es pertinente continuar con él. Lo malo es que en medio de todos esos pendientes y tareas inconclusas están las y los usuarios, quienes siguen padeciendo un servicio que podría ser mejor. De filón. Claro, pues precisamente los medios de comunicación son un contrapeso para evitar que las instituciones públicas sean manejadas de manera discrecional. Aunque el mandatario en turno se ofusque cuando los medios publican los pendientes.

Comentarios