Pachuca

El envejecimiento es inevitable, pero podemos acelerarlo o prevenirlo en función de nuestros hábitos. La alimentación es uno de los factores más determinantes a la hora de prevenir la aparición de signos de la edad, y hoy traemos los alimentos que debes evitar a toda costa para procurar no acelerar ese proceso.

¡Pon atención!

  • Bebidas azucaradas:
    Los refrescos azucarados no suelen estar indicados en una dieta saludable por el alto porcentaje de azúcares y conservantes. Esa fórmula provoca que nuestras células se vayan envejeciendo más rápidamente. En lugar de las bebidas azucaradas podemos tomar zumos vegetales, que son más saludables. También podemos optar por las infusiones o los tés.
  • Sal:
    El exceso de sal en la dieta diaria provoca que tengamos mayor tensión arterial. Ese aumento provoca una reducción en la producción del colágeno y, por ende, un envejecimiento más rápido.
  • Azúcar:
    El consumo de azúcares también acelera el envejecimiento y, además, puede conducir a enfermedades como la diabetes. La elasticidad de la piel se ve resentida, ya que los azúcares afectan los vasos sanguíneos. Lo mejor es que substituyamos el azúcar tradicional por miel o fructosa, que son productos naturales.
  • Alcohol:
    El consumo de alcohol provoca deshidratación a nuestro organismo y no es nada saludable. En vez de consumir alcohol, lo más recomendable es beber agua o zumos vegetales. También infusiones o tés nos garantizarán más salud.
  • Picante:
    El picante en las comidas también afecta a nuestros vasos sanguíneos, reduciendo la elasticidad y tonificación de la piel. No nos pasará nada por consumir un poco de picante a la semana, pero intenta no convertirlo en un hábito diario.
  • Conservadores:
    Muchos alimentos contienen conservantes y son perjudiciales para nuestra salud. Contienen sulfitos, una sustancia que afecta a los vasos sanguíneos, provocando el aceleramiento del envejecimiento cutáneo.
  • Carnes rojas:
    Tampoco se aconseja comer muchas veces a la semana este tipo de carne, a qué es rica en carnitina, una sustancia que en exceso puede provocar endurecimiento de los capilares y envejecimiento prematuro general. Lo recomendable será consumirla, como máximo, dos veces por semana.
  • Café:
    El café también deshidrata nuestro organismo y ello puede afectar a la tonificación de la piel. Además, la cafeína altera nuestro sistema nervioso pudiendo ser el causante de mayor estrés y, por ende, más envejecimiento.
    En vez de café toma tés o infusiones.
  • Carbohidratos simples:
    Tienen un alto índice glucémico, lo que favorece la ruptura de la elasticidad de la piel y los músculos. Lo aconsejable es el consumo de carbohidratos complejos e integrales.
  • Grasas trans:
    Son uno de los mayores enemigos en las dietas antienvejecimiento. Aportan calorías vacías y pueden obstruir las arterias. Recomendamos que
    las grasas siempre sean vegetales o naturales.

Comentarios