Y pese a todo, Margarita Michelena tenía una certeza: sería poeta. La solidaridad y complicidad de su generación fue determinante para encontrar los primeros espacios donde pudiera publicar sus composiciones. En 1943 la revista especializada Tira de colores dio a conocer el poema de su autoría titulado “Canto a mi tierra”. En ese mismo año y en el mismo medio también publicó dos ensayos: “Un libro de la quimera” y “Retrato de María Izquierdo”. Un espacio muy significativo para ella y para las mujeres de su época que empezaban a dedicarse a la literatura fue la revista América, que dirigió el poeta Efrén Hernández. Es así como podemos encontrar que en el lapso de 1947 a 1952, Margarita Michelena publicó en América. En este periodo también dará a conocer sus poemarios. El primero se tituló Paraíso y nostalgia (1945).
Cuando yo digo amor
solo te invento a ti,
que nunca has sido.
Y cuando digo amor
abro los ojos
y sé que estoy en medio
de mis brazos vacíos.
El orgullo y la alegría estuvieron presentes al contemplar que su poesía podía quedar cautiva en páginas blancas que gracias a ella se llenaban de imágenes literarias. Seguramente el público lector se acercó porque el título era evocativo y prometedor, posiblemente fue conmovido y provocado, indudablemente seducido y fascinado. Sobre todo, si entre algunas páginas encontraron estas frases, escritas con puño y letra femenina, con alma de poeta, inspirados en un paraíso que llama a la nostalgia o con una nostalgia que promete un paraíso:
Yo vivo siendo agua
de frescura profunda,
y consumida siempre en sed inacabable.
Estoy íntegra sola,
y una sonrisa blanca
circula por mi sangre.
Tres años después salió a la luz Laurel del ángel (1948), posiblemente con más seguridad y con la grata experiencia de haber ya publicado un libro.
Deja que en este punto mi ceniza
se caiga desde mí, que me desnude
y me deje a tu orilla, consumada.
Que con brazos de amor no los que tuve
llegue por fin a la sortija de oro
con que al misterio ciñen tus murallas.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anterior¿Dónde se refugiaría EPN si pierde el Edomex?
Artículo siguienteNueve casos de varicela alertan a escuela
Profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM. Especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Ha publicado una gran variedad de libros y artículos académicos. Es columnista tanto en medios impresos como digitales. Ha recibido diferentes reconocimientos por su trayectoria feminista y periodística.