Pese a que este año prometía ser uno de los más sombríos para la economía de nuestro país, los indicadores muestran que el pesimismo de los analistas, si bien con razones fundadas, no fue de la magnitud que se esperaba. Un indicador de esto son las remesas, que con todo y la llegada a la presidencia del estadunidense Donald Trump, continúan con su ritmo de crecimiento. Lo anterior, pese al clima antiinmigrante que ha generado la política trumpista y que ha provocado una auténtica psicosis entre quienes viven sin documentos en el vecino país del norte. Lejos de disminuir, en Hidalgo las remesas crecieron 10.2 por ciento en el primer trimestre de este año, según cifras oficiales del Banco de México difundidas ayer. Y a nivel nacional, también creció el monto del dinero que envían los mexicanos desde el exterior, principalmente desde Estados Unidos. En el periodo de enero a marzo de 2017, la economía mexicana recibió 6 mil 639.6 millones de dólares, monto que significó 7.02 puntos porcentuales más respecto al mismo periodo de 2016. Y respecto a la atracción de inversiones, al menos nuestra entidad va a buen ritmo. Durante el anuncio de la llegada de nuevas empresas a territorio estatal, el gobernador Omar Fayad Meneses destacó que en sus primeros ocho meses de gobierno la entidad ya captó 9.6 mil millones de pesos, cifra que se acerca a la meta anual de inversión para la entidad, que el gobierno estatal fijó en 10 mil millones de pesos. Se trata de buenas noticias para la entidad, tan necesitada de nuevas fuentes de trabajo para quienes buscan incursionar en el mercado laboral. Lo negativo del anuncio de ayer fue que Hidalgo va que vuela para replicar el modelo de crecimiento nacional. Al igual que ocurre en todo el país, en la entidad la inversión se concentra en una región: la sur, que es la más industrializada y que explica su crecimiento gracias a su estratégica ubicación cercana a la Zona Metropolitana del Valle de México. El resto de la entidad, sobre todo el norte, que concentra los municipios más pobres, no registra atracción de nuevas inversiones. Sin demeritar los logros de la actual administración, urge que la política económica actual enfoque sus baterías en diversificar la llegada de inversiones a territorio estatal, sobre todo en esas zonas marginadas. Es difícil, pero debe haber alternativas. De filón. Desde ayer el reconocido publicista, editor y fotógrafo Oliviero Toscani forma parte del claustro de profesores honorarios visitantes de la UAEH. Por si fuera poco, también donó parte de su obra a la máxima casa de estudios de la entidad. Son buenos tiempos para los alumnos y la institución educativa, patrimonio de todos los hidalguenses.

Comentarios