El balance para el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Hidalgo (CCEH) Edgar Espínola Licona sobre el año que termina es negativo. “No hay dinero para infraestructura ni para crecimiento”, se quejó, lo cual mantiene a las micro y pequeñas empresas en vilo, con dificultades no solo para crecer, sino para sostenerse. Entrevistado tras asistir a un encuentro con el sector inmobiliario de la entidad, Espínola criticó que además de que no hay dinero, tampoco hay reglas del juego claras, esto en referencia a que muchos programas gubernamentales aún carecen de normativa. Recordemos que esta misma semana alcaldes de Hidalgo exhortaron a que el gobierno federal otorgue una prórroga para los municipios, pues en algunos casos aún no se liberan recursos destinados para obra pública. El riesgo, alertaron los munícipes, es que si no ejercen ese dinero durante el actual ejercicio, tendrían que regresarlo a la federación, con todo y que las necesidades para las alcaldías son infinitas. Este año, efectivamente, no resultó nada halagador para la economía nacional y tampoco para la estatal. El gobierno federal, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador debe reflexionar sobre la forma en que está ejerciendo los recursos y la manera en que esto impacta en la economía. Es tradicional que el primer año de un gobierno enfrente este tipo de complicaciones, debido a la complejidad de una transición, no obstante, para el año entrante este argumento ya no tendrá cabida. Es tiempo de rectificar y que el 2020 sea muy diferente a este año que está a punto de terminar. De filón. Ayer hubo otra manifestación para protestar por la violencia contra las mujeres en territorio estatal. Se encendieron veladoras por las 54 mujeres que han sido asesinadas este año y se criticó la tibia respuesta de las autoridades frente a esta ola de violencia. Pero aún hay más: este domingo habrá una marcha justamente para exigir un alto a la violencia.

Comentarios