A mi madre, en sus 87 primaveras Mientras el régimen de la llamada 4T tuvo margen de maniobra reactivo, nunca propuso algo. Respondía a los imaginarios adversarios de una manera vengativa, repartía las cucharadas a medida que dejaba pasar el tiempo de actuación para propinarle cuando le conviniera, cuando el impacto de las medidas le reportaba más ganancias en publicidad de culto.

Cuando se le fue acabando el dinero empezó a enseñar el cobre y a sacar las uñas para enterrarlas en los que trajeran maletas mayores y reportaban más dividendos a partir de los favores que resultaban del presupuesto público. Simultáneamente, se cebó en los que no estaban autorizados para participar en la pachanga.

Los bautizó como fifís y conservadores, enemigos públicos del régimen, candidatos al escarnio en “las mañaneras” y al patíbulo del sistema de inteligencia financiera, habilitado ilegalmente como una especie de ministerio público, a pesar de solo ser una oficina revisora de los procedimientos.

Aún ahora que solo pide una tregua a los críticos del régimen, aprovecha el espacio para continuar hincándose frustración en contra de ellos, los imaginarios de enfrente, los molinos de viento de un quijote de petate.

“¿No se dan cuenta de que eligieron a un incompetente?” Unos días después de que llegara Vicente Fox a Los Pinos, Michelangelo Bovero, maestro de la Universidad de Turín, de visita en México, preguntó: “¿Cómo le hacen ustedes, si se dan cuenta de que eligieron a un incompetente, a un aprovechado, o incluso a un delincuente o más modestamente a un incapaz? “¿Si no tienen procedimientos para corregir lo que acaban de hacer, eso es una gran virtud de su estabilidad política?”, siempre preguntó en todos los foros. Acabó recomendando que estuviéramos atentos a lo que sucedía en este país.

Ojo: sin dinero no hay poder absoluto e infalible

El hecho de que ya no haya dinero para tapar las ocurrencias y los desatinos puede ser la vía que nos enfrente a nuestra propia responsabilidad, que reduzca a cero el margen amplio de maniobra con el que siempre nos engañaron, haciéndonos creer en la magia y en la infalibilidad de los presidentillos en turno.

Que no haya dinero es, también, una bofetada en pleno rostro de una nación sacrificada durante 200 años de presidencialismos metaconstitucionales que nos han llevado siempre no solo al despeñadero, sino ahora a la ruina absoluta perpetrada por una pandilla de incompetentes y enfermos.

La lección obtenida es que sin dinero no hay poder absoluto e infalible, no hay última instancia de negociación política ni decididor último de las desgracias, urgentes e importantes. Desgraciadamente, por primera vez en su historia reciente, México enfrenta al callejón sin salida de un drama inabarcable.

En las Fuerzas Armadas, ética vs corrupción

Y es que a falta de procedimientos constitucionales para renovarse, el sistemita pierde todo cuando no tiene dinero, hasta el modo de andar. La confianza se ha ido por el caño, nadie espera otra cosa que no sea sobrevivir a la crisis que ya está vislumbraba desde que el caudillo cajeó los presupuestos de las actividades productivas para destinarlos al barril sin fondo de Pemex, refinería Dos Bocas, Tren Maya, Santa Lucía y programitas chafas que retratan al mandatario de cuerpo entero.

En todos lados cunde la desesperación. En las Fuerzas Armadas, los soldados y marinos del pundonor están humillados y heridos por tanto agravio, desde la sustitución del Estado Mayor por la personalísima Guardia Nacional, hasta las abdicaciones del Estado frente a la familia de un delincuente que ha matado y vejado a sus familias.

Pero en la cúpula militar, los altos entorchados están de plácemes por los jugosos contratos que hacen aparecer la barda perimetral de la Gaviota en el aeropuerto de Texcoco como un simple ladrillo. Ahora están en los contratos grandes, en los que no pueden intervenir los conservadores ni los adversarios.

La cúpula de entorchados ha ganado de todo Santa Lucía fue solo el principio. Digamos que fue la obrita del ensayo y error. Pero el cajeo de 25 mil millones de pesos sustraídos de la compra de medicamentos en el sector salud para dárselos a los entorchados y estos estén dándose vuelo construyendo en todo el país mil sucursales chiquitas del Banco del Bienestar, son ya palabras mayores.

De esas mermas están derivados moches para todos lados, Ejército almidonado y castas civiles de postín, cercanísimas a los más altos centros de mando. Así es, ha sido, y se estila actualmente, máxime con palabra de honor de por medio.

La cúpula de entorchados de tierra, mar y aire ha ganado de todo, hasta facultades que nunca había tenido, como el papel protagónico en la emergencia, cuando antes lo único que hacían, para lo que les ocupaban era para auxiliar a la población civil, es decir, para levantar el tiradero. Ahora ya son hasta jefes de jefes.

¿Expropiará AMLO a empresas que no cumplan?

Pero mandos medios y tropa han pagado la abdicación, se han tragado entera ‎la descalificación, están indignados porque han sido sobajados a ciencia y paciencia de sus apapachados jefes. Nadie puede apostar hasta cuándo pueden aguantar, o si están dispuestos a hacerlo.

Porque a esos adversarios tampoco les conocen el rostro, nadie conoce su precio, nadie tiene acceso a sus enlaces. No hay interlocución, ni métodos, ni caminos recorridos, ni protocolos.

Y van a ser decisivos, cuando para echar la culpa de que algo no sale bien, en el más puro estilo bolivariano, se le ocurra al caudillo de huarache repartir culpas entre los conservadores y gire sus instrucciones de chalao para expropiar empresas incumplidas…

Depósitos bancarios, activos muebles e inmuebles y todo lo que sea necesario para recapturar la simpatía de los chairos rumbo a las elecciones intermedias y la presidencial. Y todo en seco, sin maleta posible, puede ser el gran descalabro, el punto de no retorno.

‎ Mandos medios y tropas indignadas van a responder de una o de otra manera. Pues el Ejército está dividido entre quienes obtienen la repartacha y quienes reclaman la falta de ética entre los altos mandos de las Fuerzas Armadas.

Tropa y mandos medios, informados y conscientes

Cuando quieran utilizarlos como siempre, como fuerza de tarea contra la población indefensa, puede encontrar el régimen en la horma de su zapato.

No debe perderse de vista que entre mandos medios y tropa existe un alto nivel de información y de concientización.

Y ahí sí, el virus coronado de Palacio Nacional puede ser el auténtico cuento chino. ¿No cree usted?

Índice Flamígero: Ojo con las futuras y previsibles expropiaciones de empresas. Hace un par de días, el sector empresarial lanzó un llamado al gobierno federal para tener un respiro que les permita, sin dejar de cumplir con sus obligaciones fiscales, hacer frente a la actual crisis sanitaria por el Covid-19. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) solicitó diferir la presentación de la declaración anual, permitir el pago de impuestos en parcialidades y dar facilidades para el pago de luz, entre otros. Además urgió la emisión de un decreto a través del cual sean otorgadas diversas medidas de apoyo a las empresas. Y ayer, en la fatídica “mañanera”, dijo que frente a la crisis por coronavirus tienen que proteger primero a los pobres y rechazó apoyos fiscales como lo solicitó la iniciativa privada. Eso, dijo, porque significarían menos ingresos y menos recaudación para el país. “Para los que insisten mucho que quieren condonación de impuestos, porque así era antes, no pagaban los de arriba y utilizaban de excusa la crisis, el no pago completo de impuestos era justificado con el supuesto crecimiento económico, pero que sucedió durante todo el periodo neoliberal, no pagaban impuestos y no hubo crecimiento económico. Si decimos que no sea pagado el impuesto sobre la renta o que sean reducidos ¿qué va a significar eso? menos ingresos, menos recaudación y ¿de dónde vamos a sacar para darle a los adultos mayores, a las niñas y niños con discapacidad, a campesinos y para otorgar créditos a las pequeñas empresas familiares”.

www.indicepolitico.com
pacorodriguezjournalist.com
@pacorodriguez

Comentarios