Por fin ayer quedó conformada la 63 Legislatura del Congreso del estado de Hidalgo. Luego de que por fin concluyó el proceso en el que fueron ventiladas las impugnaciones, el consejo general del Instituto Estatal Electoral (IEE) entregó las 12 constancias de diputados plurinominales a los representantes de los partidos políticos cuyos candidatos compitieron en las elecciones del 5 de junio. Y, como sabemos, la jornada electoral pasada fue muy competida, lo que se reflejará en la pluralidad del próximo Congreso local. Será interesante ver trabajar a los siguientes diputados, pues ya han pasado varias legislaturas que han sido conducidas por la aplanadora priista y sus aliados. Ha faltado en el Congreso local el debate que fomente no solamente la pluralidad de ideas, sino la entrada de iniciativas que siguen sin tener cabida. Para empezar, el PRI solamente representará un tercio del Congreso local con 10 legisladores. Enfrente tendrá a un Partido Acción Nacional (PAN) más fuerte que nunca, con una representación de siete diputados. Ambos partidos serán las fuerzas opositoras que seguramente dirigirán el rumbo del Congreso. En torno a ellas se formarán dos bloques que medirán fuerzas y que guardarán el equilibrio para evitar un poder unipolar. Esta Legislatura será lo más cercano a una tribuna plural en Hidalgo, incluso podríamos ser testigos de un poder que realmente sea contrapeso del Ejecutivo estatal. Si el PAN logra aglutinar a las fuerzas de izquierda (PRD-Morena y Movimiento Ciudadano) y alguno de los partidos aliados del PRI, en particular el Panal, podríamos tener escenarios en los que el PRI tendría que acatar lo que los partidos de oposición dispongan. Esa nueva correlación de poderes podría ser la base para construir un Hidalgo más equilibrado en cuanto a fuerzas políticas se refiere. Esto le vendrá bien a la entidad, tan acostumbrada a lo que diga la aplanadora tricolor.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios