Este año la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) celebra 150 años de vida institucional, que iniciaron aquel lejano 3 de marzo de 1869 con la creación del Instituto Literario y Escuela de Artes y Oficios del Estado de Hidalgo (ILEAO).

El Honorable Consejo Universitario, órgano máximo de gobierno de la universidad, acordó que en 2019 se celebraran los festejos del sesquicentenario de aquel acontecimiento histórico para la vida educativa de los hidalguenses; para tal fin creó la comisión de festejos de los 150 años de vida institucional, que será la encargada de organizar actividades académicas, científicas, culturales y sociales durante el año, por lo que el próximo 3 de marzo será la solemne ceremonia universitaria.

En esta columna, anteriormente comentamos los antecedentes que dieron origen a la institución y en esta última parte trataremos otra fase que dio vida a la actual universidad, como lo fue la vigencia del Instituto Científico y Literario Autónomo.

En 1948, en respuesta a las gestiones encabezadas por el médico Ricardo García Ysunza, a la sazón director del instituto, y después de un cuidadoso trabajo legislativo de los diputados locales, se decretó otorgarle la autonomía a la institución para que cumpliera de mejor manera su responsabilidad social.

La autonomía implicaba responsabilidades nuevas y el gobierno del estado dejaría de incidir en la vida del instituto, que desde su creación en el siglo XIX había dependido directamente del Ejecutivo estatal, quien designaba autoridades, cuerpo de catedráticos y las reglas por seguir.

Con la nueva designación jurídica, el instituto estaría gobernado por una junta de gobierno; su fin sería impartir educación superior y estaría conformado por las escuelas: preparatoria, de medicina, de enfermería y obstetricia, las incorporadas y aquellas que se crearan en el futuro.

Con la nueva investidura, el instituto podría organizarse como lo considerara conveniente, con la salvedad de que lo hiciera bajo los lineamientos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A partir del primero de abril de 1948, fecha en la que el otrora gobernador de la entidad, el licenciado Vicente Aguirre del Castillo, expidió la ley que le otorgó la autonomía, su nueva denominación fue Instituto Científico y Literario Autónomo del Estado de Hidalgo, al que por sus siglas y el uso popular se le conoció coloquialmente como ICLA. De esa manera, obtuvo su autonomía 19 años después de que le fuera otorgada a la UNAM.

La fase final del instituto: 1948-1961

Mientras los países desarrollados estaban en procesos de recuperación tras la segunda Guerra Mundial, iban generándose las condiciones para la creación de dos bloques que dividirían a la humanidad.

El mundo acabó definiendo la situación como una confrontación entre capitalismo y comunismo. La guerra fría y el tercer mundo se volvieron temas comunes en las noticias internacionales. En México se encadenaban los cambios que modificaban constantemente la realidad social.

En el ámbito educativo mexicano, en 1950 fue creada la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y en 1952 fue inaugurada la Ciudad Universitaria en la capital de la República.

En 1954, el peso mexicano sufrió una severa devaluación frente a la moneda estadunidense, y el tipo de cambio variaba de 8.63 a 12.50 pesos por dólar.

En 1955 fue fundada la Universidad de Tamaulipas y al año siguiente la del Estado de México; en 1957, las de Baja California y Coahuila; y en 1958, la Juárez de Tabasco y la de Yucatán.

En ese contexto, el ICLA iniciaba su cuenta final con las características que tenía hasta entonces. Con la autonomía otorgada años atrás y los cambios que esta trajo, el instituto fue modificándose a ritmo acelerado: aumentó la oferta educativa en 1952, al abrirse nuevamente la Escuela de Derecho en sus dos primeros años; el lugar asignado para realizar sus actividades fue una casa rentada en la calle de Arista, a un costado de la iglesia de San Francisco en Pachuca.

Desde finales de la década de 1930, la Escuela Politécnica Álvaro Obregón impartía carreras técnicas. Esta operaba en un edificio estilo art decó, construido e inaugurado en 1938 al sur del ICLA. Los distintos intereses de los estudiantes de ambos planteles provocaron enfrentamientos: en 1955 se desarrolló una batalla campal, que solo el cuerpo de policías de Pachuca logró controlar.

En 1956 hubo dos hechos relevantes para la vida del instituto: por un lado, la ceremonia del 75 aniversario de la fundación del ILEAO; en ese tiempo se dieron los elementos necesarios para ampliar los estudios de medicina, que así pasaron de dos a tres años en Pachuca; luego los estudiantes se trasladaban a la Ciudad de México para terminar su formación profesional.

El otro hecho significativo tenía que ver con un derecho social anhelado desde antaño: la jubilación del personal que laboraba y hacía posible la existencia del instituto. El Ejecutivo estatal emitió el decreto 104, que reconocía la jubilación del personal administrativo y catedráticos del ICLA.

El decreto también incluía a personal del Instituto Científico y Literario que hubiera cumplido más de 30 años de servicio. Fue establecida una pensión vitalicia de 500 pesos mensuales a catedráticos del ICL que hasta antes de la declaratoria de la autonomía hubiesen prestado sus servicios por más de 30 años. Asimismo, otorgaron la jubilación con sueldo total a personal que estuviese activo después de emitido el decreto de autonomía, y que hubiese cumplido más de 30 años de antigüedad y continuara prestando sus servicios.

En 1959 ocurrieron dos sucesos que fortalecieron la oferta educativa de las ciencias sociales ofrecidas en el ICLA: la licenciatura en derecho aumentó de dos a tres los años de estudio que ofrecía en Pachuca, después estudiantes iban a la UNAM para concluir su carrera profesional. Igualmente, la comunidad se vio beneficiada con la apertura del programa de trabajo social, última escuela en crearse en el ICLA.

Otra confrontación, de mayor grado, ocurrió en agosto de 1960 entre estudiantes de la Escuela Politécnica Álvaro Obregón y del ICLA; las autoridades estatales decidieron trasladar la primera a otro inmueble y el edificio que ocupó hasta entonces le fue otorgado al instituto, que con ello amplió sus instalaciones.

Entre 1960 y principios de 1961, autoridades federales, estatales y del instituto iniciaron pláticas para transformar en universidad el ICLA, máxima casa de estudios de la entidad que estaba por cumplir 92 años de servicio interrumpidos.

Llegaron al acuerdo de que el instituto, a partir de 1961, pasaría a formar parte de las universidades públicas del país; su financiamiento sería a través de los erarios federal y estatal, y la nueva institución tendría en adelante la responsabilidad de la docencia, como lo venía haciendo, y además realizaría las funciones de investigación y difusión de la cultura y los servicios conforme al modelo que venía consolidándose en el país.

Habían transcurrido más de nueve décadas desde aquel 3 de marzo de 1869, que se había erigido el ILEAO, y se acercaba aquella fecha histórica: el nacimiento de la UAEH, el 3 de marzo de 1961.

Bibliografía

Breve historia de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Víctor Manuel Ballesteros García, 1998

-“Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Cincuenta Aniversario, 1961-2011”

Recuento de sucesos. Tres siglos de vida institucional a través de sus efemérides, Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, 2012

Comentarios