A 70 años de la primera piedra del Olímpico Universitario

192
Olímpico Universitario

MEDIOTIEMPO / ABIGAIL PARRA

Además de la arquitectura única, goza de murales reconocidos mundialmente por ser de la autoría de Diego Rivera


Ciudad de México.- Hace 70 años fue colocada la primera piedra para la construcción del estadio Olímpico Universitario en lo que hoy se conoce como Ciudad Universitaria, patrimonio cultural de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés).

En 1950, el arquitecto Carlos Lazo, gerente del proyecto de construcción de Ciudad Universitaria, habló de las bondades de aquel terreno que les permitió hacer un estadio aprovechando el hundimiento provocado por la lava del volcán Xitle.

“En la construcción empleamos el magnífico material que teníamos a la mano, la misma tierra en donde iba a ser levantado”, dijo en agosto de 1950. El estadio fue inaugurado formalmente el 20 de noviembre de 1952 en la apertura de los segundos Juegos Juveniles Nacionales y ante la presencia del entonces presidente Miguel Alemán y del rector Luis Garrido.

Además de la arquitectura única que tiene el inmueble, que asemeja a un enorme platón, el EOU goza de murales reconocidos mundialmente por ser de la autoría de Diego Rivera: La universidad, la familia y el deporte en México y La universidad, la familia mexicana, la paz y la juventud deportista, obra de Diego Rivera, en la que participaron 70 obreros, albañiles y canteros, así como 12 pintores y arquitectos.

El Olímpico Universitario ha sido escenario de las glorias de los juegos clásicos de futbol americano, y en el balompié, casa del Club Universidad Nacional. También ha presenciado gestas atléticas internacionales: los Juegos Deportivos Panamericanos de 1955 y 1975; los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1954 y 1990; la edición 19 de los Juegos Olímpicos en 1968; la Universiada Mundial de 1979; y el Mundial México 1986.

En ese recinto fue escenificada la protesta silenciosa atemporal más representativa de los JO, cuando en la entrega de medallas de los 200 metros planos los atletas afroamericanos Tommie Smith y John Carlos, al escuchar el himno de los Estados Unidos agacharon la cabeza y levantaron el puño enfundado en un guante negro, símbolo del movimiento Black Power.

También ha sido escenario de películas, incluso fungió como repositorio de la ayuda en especie que la sociedad donó durante sismos y desastres.

Comentarios