Van más de 141 MDP a la basura

Más de 141 millones de pesos destinan anualmente los 84 municipios del estado para la disposición final de casi mil 715 toneladas de basura que se generan al día y que son depositadas en 37 tiraderos a cielo abierto, 19 rellenos sanitarios y contadas estaciones de transferencia. Los especialistas afirman que urge generar políticas públicas que permitan a los ayuntamientos buscar alternativas más ecológicas; autoridades de medio ambiente dicen que el tema compete a los municipios.

basura

La situación de los desechos en los municipios

La situación de los basureros no es nueva y persiste pese a que desde hace más de un año la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo (Semarnath) anunció que trabajaría con los municipios para definir la mejor forma de manejar los residuos sólidos en materia de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Además, la mayoría de los espacios incumplen con la norma oficial mexicana NOM-083-SEMARNAT-2003 que menciona especificaciones de protección ambiental para la selección del sitio, diseño, construcción, operación, monitoreo, clausura y obras complementarias de un sitio de disposición final de residuos sólidos urbanos y de manejo especial.

Sin embargo, hasta el momento solo 11 tiraderos y cuatro rellenos fueron clausurados o sancionados, entre ellos el de Mineral de la Reforma, ubicado en la localidad Apepelco, que fue cerrado en mayo de 2018 y horas después sufrió un incendio. Asimismo, a mediados de abril de este año el relleno sanitario regional que atendía a Tula, Atitalaquia, Tlaxcoapan, Tlahuelilpan y Atotonilco de Tula, fue clausurado.

Mientras, el relleno ubicado en la localidad de El Huixmí, en Pachuca, que recoge la basura de la capital y tres municipios más, está bajo amparo tras ser notificado de su eminente cierre. En ese caso, en más de una ocasión las administraciones metropolitanas han hablado sobre la posibilidad de crear un relleno en conjunto, pero dicho proyecto no ha sido concretado.

Al respecto, la Semarnath asegura que implementa políticas públicas de regionalización para el tratamiento y aprovechamiento de los residuos sólidos en conjunto con los municipios, mediante la instalación de plantas de tratamiento. Además, coadyuva en el acompañamiento y brinda asesoría para que elijan la tecnología y empresa idónea.

No obstante, recalca que la responsabilidad del manejo integral de los residuos sólidos urbanos, de acuerdo con el artículo 115 de la Constitución, artículo 10 de la Ley General para la Prevención y Gestión de Residuos, y artículo 154 de la Ley para la Protección del Ambiente de Hidalgo, es exclusiva de los ayuntamientos.

Derivado de lo anterior, en Hidalgo cada municipio adaptó sus mecanismos, medios y recursos para emplearlos en el tratamiento de sus residuos sólidos, pues aunque algunos adquirieron predios para tirar la basura y sanearla, otros optaron por arrojarla en barrancas, quemarla o incluso descartar cualquier tipo de tratamiento.

BASURA

LA MAYORÍA DE LOS ESPACIOS

incumplen con la norma oficial mexicana NOM-083-SEMARNAT-2003 que menciona especificaciones de protección ambiental para la selección del sitio, diseño, construcción, operación, monitoreo, clausura y obras complementarias de un sitio de disposición final de residuos sólidos urbanos y de manejo especial

¿A dónde va la basura del estado?

Para conocer el tratamiento que cada municipio da a sus residuos sólidos, este diario ingresó 84 solicitudes de información a las diversas alcaldías, de las cuales, destacan los siguientes datos. Sin embargo, cabe precisar que ocho municipios no proporcionaron ninguna información y en algunos casos fue imprecisa o incompleta.

Al menos 11 alcaldías depositan su basura en un relleno sanitario a cargo de la empresa Veolia Residuos Bajío SA de CV, cuyo costo por tonelada es de 206.52 pesos, entre ellos se encuentran Acatlán, Acaxochitlán, Tulancingo, Cuautepec y Epazoyucan.

BASURA

Hasta hace poco, Tula, Atotonilco de Tula, Tlaxcopan, Tlahuelilpan y Atitalaquia depositaban en el relleno sanitario regional de Tula, donde pagaban 85 pesos por tonelada. Tras su cierre, acordaron trasladar sus residuos de manera temporal al Estado de México, a la empresa Tecnosilicatos.

BASURA

Chapantongo, Nopala de Villagrán, Tepetitlán y Alfajayucan comparten un relleno sanitario donde pagan 460 pesos por tonelada. Asimismo, Molango, Meztititlán y Juárez utilizan un tiradero a cielo abierto que aparentemente no recibe tratamiento alguno.

BASURA

Desde hace más de 30 años, Eloxochitlán cuenta con un tiradero a cielo abierto donde diariamente deposita cerca de 400 kilogramos de basura que son quemados. Mientras que en Chapulhuacán son tirados a un barranco.

BASURA

Huehuetla, San Bartolo Tutotepec y Tenango de Doria hacen uso del relleno sanitario intermunicipal Otomí-Tepehua, que según la información proporcionada, se encuentra al 50 por ciento de su capacidad y es propiedad de los tres municipios.

BASURA

Almoloya, Apan y Tepeapulco llevan su basura al relleno sanitario propiedad de la empresa Enerxico México SA de CV, ubicado en Apan, donde pagan 106.34 pesos por tonelada.

BASURA

Mineral de la Reforma y Tizayuca trasladan su basura a plantas de tratamiento ubicadas en el Estado de México. En el primer caso a la empresa Waste SA de CV, ubicada en Tecámac, donde el costo por tonelada es de 140 pesos. Mientras que en el segundo son enviados a una planta de transferencia ubicada en Tepojaco y posteriormente a Zumpango, a la planta de procesamiento Wasteco, donde se pagan 220 pesos por tonelada.

BASURA

BASURA

Pachuca, Zapotlán, San Agustín Tlaxiaca y Mineral del Chico tiran en el relleno sanitario de El Huixmí, que se encuentra al límite de su capacidad. El caso de la capital destaca ya que el municipio paga anualmente 53 millones 535 mil 626 pesos para la disposición final de sus residuos, pues mensualmente emplea 544 mil 968 pesos para renta de maquinaria, 386 mil 261 pesos para renta del espacio y 506.80 por pago de tonelada depositada.

BASURA

El resto de municipios cuentan con rellenos sanitarios o tiraderos a cielo abierto, algunos de reciente disposición y otros al 90 por ciento de su capacidad. La mayoría son saneados con capas de tepetate y cal, para posteriormente ser compactados.

BASURA

Plantas de transferencia, alternativa viable: ecologista

Para el presidente de la Sociedad Ecologista Hidalguense (Sehi) Marco Antonio Moreno Gaitán las políticas públicas en el país y en el estado deben cambiar para que lejos de etiquetarse recursos para rellenos sanitarios, cada municipio cuente con autonomía en el manejo de sus residuos sólidos.

En entrevista, el activista opinó que los rellenos sanitarios son la “peor inversión que México ha realizado” porque no representan gestión para la basura. Por lo que ecologistas buscan la desaparición de la norma oficial mexicana 083 y la construcción de una nueva que permita un mejor tratamiento del tema.

Explicó que actualmente dicha legislación no representa una búsqueda para resolver el problema de la basura porque establece cuáles son las condiciones de los rellenos sanitarios, es decir, el lugar donde se depositan los residuos de manera definitiva, pero no es una ley que tenga que ver con ellos.

Por ello, agregó que los rellenos son la única opción que tienen los ayuntamientos; sin embargo, más de la mitad en Hidalgo no tiene dinero para invertir en esos espacios, por lo que deberían existir otras opciones que además les permitan generar recursos en función de sus propios intereses.

En ese sentido, refirió que la propuesta ideal sería la creación de plantas de transferencia que permitan una alta valoración de los residuos, así como la comercialización del 95 por ciento de los desechos, lo que dejaría la posibilidad de confinar únicamente entre 5 y 6 por ciento del material, dándole vida útil a un relleno sanitario, ahora sí, por más de 70 u 80 años, lo que reduciría el impacto ambiental.

Pero además, dijo que ello permitiría que a las arcas de los municipios ingresaran, en el caso de los más pequeños, entre 30 y 40 millones de pesos al año, y en los más grandes como Pachuca, entre 420 o 520 millones de pesos anuales.

En promedio, una planta costaría entre 10 y 12 millones de pesos, estimó; es decir, unos 13 millones de pesos menos que el costo de un relleno sanitario que requiere al rededor de 25 millones de pesos; y en el caso de Hidalgo, podrían operar dos metropolitanas y varios centros de acopio.

BASURA

El presidente de la Sociedad Ecologista Hidalguense (Sehi) Marco Moreno precisó que las políticas en el país y en el estado deben cambiar para que lejos de etiquetarse recursos para rellenos sanitarios, cada municipio cuente con autonomía en el manejo de basura.

Deben municipios priorizar atención de residuos: diputado

Los municipios deben ver como una prioridad la atención de sus residuos sólidos y destinar presupuesto para la consolidación de proyectos integrales que resuelvan el problema de los tiraderos y rellenos que no cumplen con las normas ambientales.

Así lo expresó en entrevista el diputado local del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) Rafael Garnica Alonso, quien recalcó que los alcaldes deben hacerse responsables en términos de medio ambiente.

El legislador conoce la problemática y sus alternativas, toda vez que él las enfrentó durante su gestión como presidente municipal de Apan durante el periodo 2006-2009, cuando impulsó la construcción del relleno regional de la zona.

“Mi municipio no tenía relleno sanitario, en ese tiempo nos coordinó la dirección de ecología y nos invitó a hacer uno entre varios municipios, ellos no quisieron, pero yo vi una gran área de oportunidad y lo que hice fue invertir, se compró el terreno, se gestionaron recursos ante la Secretaría del Medio Ambiente y otras áreas y durante dos administraciones se concluyó.”

No obstante, precisó que debe vigilarse quién los administra, pues tras la construcción del espacio en su municipio, el cual se consolidó con inversión municipal y estatal, el beneficiado fue un particular que sin invertir es quien actualmente lo administra, luego que dos administraciones después el sitio fue concesionado.

Pese a ello, dijo que en reciente reunión que sostuvo con el secretario del Medio Ambiente en el estado Benjamín Rico Moreno, constató que la dependencia está realizando su trabajo al supervisar y clausurar basureros que no cumplen con la ley, pero hace falta que los municipios pongan más interés en el tema.

“Yo creo que está faltando coordinación y comunicación, porque si lo platican, los convoca la secretaría y hacen un estudio de factibilidad y pertenencia que permita una inversión gradual, según sus propias finanzas, se puede hacer; pero hay municipios a quienes no les interesa el medio ambiente y buscan meter al compadre o amigo para tener un beneficio, entonces no hay interés.”

En ese sentido, conminó a los ayuntamientos a colaborar para encontrar alternativas conjuntas que signifiquen un beneficio verdadero para sus municipios, pues además, explicó, en la medida que el estado genere mayor cantidad de los llamados “bonos verdes”, que se traducen en recursos internacionales, existirá más dinero para destinar a obra pública y otras necesidades.

BASURA

Comentarios