Seriedad y no protagonismos políticos, es lo que requiere México y el mundo en estos momentos de emergencia sanitaria. Ciencia con ética, como lo hacen otros países, que abriguen nuevas esperanzas para la humanidad. En una muestra de politiquería al estilo mexicano, nueve gobernadores, Javier Corral se deslindó, exigen la renuncia del subsecretario Hugo López-Gatell, según ellos por el mal manejo de la pandemia del coronavirus (Covid-19). Mediante una misiva, los mandatarios señalaron que el funcionario federal “no ha dejado de mentir y caer en contradicciones sobre las proyecciones y las estrategias a implementar”. Esto ayer. En los últimos meses, personajes de la talla del expresidente Felipe Calderón Hinojosa se han subido al tren de la crítica contra las acciones emprendidas por el gobierno federal para prevenir, controlar y erradicar la pandemia, calificándolas de “fallidas”. Periodistas y líderes de opinión se han sumado a la crítica, a veces fundada, contra las medidas federales. Pero hay otras gestiones que rayan en la ignominia. Durante la semana que termina, el gobierno del estado anunció la recuperación de 26 pacientes graves por Covid-19, al participar en terapia de innovación biotecnológica basado en el uso de células madre. Si bien ningún esfuerzo puede desecharse en una situación como la que atraviesa la humanidad, ayer México se convirtió en el tercer país con más muertes por el coronavirus en el mundo con 46 mil 688 defunciones, estos deben hacerse con responsabilidad. Recordemos que la otra pandemia, la de la desinformación, vuelve altamente vulnerable a una sociedad acostumbrada a apropiarse de verdades a medias, creyendo incluso que el Covid-19 se cura con remedios caseros. Por ello, es fundamental que desde los gobiernos se le dé seriedad a procedimientos posiblemente curativos como los que se emprenden en el gobierno del estado, sin egocentrismos ni falsos protagonismos. Sobre el anuncio del gobierno de Hidalgo, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) no ha autorizado ningún protocolo clínico que sustente tratamiento o terapia basados en células madre, por lo que exhortó a la comunidad médica a no emplear esos procedimientos asociados a la cura de la enfermedad o síntomas provocados por el coronavirus. Ya dijo la Organización Mundial de la Salud. “Hay que ser realistas en cuanto a los tiempos. No importa cuánto intentemos acelerar el proceso, tenemos que estar seguros de que un compuesto es seguro y efectivo y eso toma su propio tiempo”. De filón. Los contagios y las muertes no ceden en Hidalgo. El último corte reportó 26 fallecimientos en un día, más de uno cada hora. Señores del INE, ¿a qué intereses responden?

Comentarios