A la muerte con respeto y sensibilidad: Daniel Valencia

1380

Es la tercera generación de la familia que se dedica a las funerarias y recientemente incursionó en la técnica del embalsamamiento, es originario de Villa de Tezontepec

Pachuca.- Las funerarias y procesos de conservación de cadáveres aún son considerados tabúes, y es que la muerte es un tema del que se habla mucho, pero se confronta poco. Daniel Valencia tiene su profesión en ese rubro y recientemente el embalsamamiento.

Él es la tercera generación de la familia que se dedica a eso, es originario de Villa de Tezontepec, su abuelo comenzó como carpintero y de ahí fácilmente empezó a elaborar ataúdes, negocio que le fue heredado a su padre.

De inicio, no quería dedicarse a esa actividad, “pues a veces me preguntaban ¿a qué se dedicaba mi papá? Y yo pues ‘hace ataúdes’ y me decían ‘ay cómo crees’”.

Pero un día, inevitablemente la sensibilidad y el perfil que había desarrollado lo hizo comenzar con su propia funeraria y ahora tiene su negocio Serenity en Tizayuca.

No obstante, ya no solo es el servicio fúnebre y el de ataúdes, pues también ha ampliado el alcance y se profesionalizó en técnicas de embalsamamiento. “Esto significa que vas por el cuerpo a donde esté, lo traes a las instalaciones y le das el tratamiento necesario para que esté bien para cuando la familia lo vele”.

Explicó que debido al contexto demográfico, las personas que solicitan el proceso no utilizan capillas, pues el velorio es realizado en las casas de las familias, esto por tradición y porque para ellos así es como se hace la despedida de un ser querido.

“El servicio es así, con atención a cada uno de los detalles que pide la familia”. Daniel Valencia reconoció que lo que le ha permitido ejecutar ese trabajo de forma ética y profesional es la sensibilidad que ha tenido, de entender que en este momento los allegados al difunto deben ser auxiliados, pues es un momento sumamente complejo.

Y es que a veces la situación no es sencilla, ya que alrededor de las funerarias hay muchas historias con las que igual tienen que lidiar de la forma más respetuosa posible.

Ahora que se inmiscuyó en el embalsamamiento, ha visto de forma más palpable el que los familiares señalen en ocasiones que ese proceso consiste en extraer los órganos y luego mal usarlos. Hecho que desmintió tajantemente: “Para empezar, ni siquiera se puede, no es posible hacer eso; en segunda, no es nuestro trabajo, a lo mejor el desconocimiento de la gente, pero a quien se acerque yo le explico todo, hay un técnico que me ayuda y yo me involucro en todas las áreas”.

Además, narró: “A veces surgen las preguntas de si se ha movido algún cuerpo o me han asustado. A veces, como se quedan atorados gases, surgen movimientos o los nervios hacen ver que sí pasa eso, pero no, todo siempre es muy tranquilo”.

También, refirió que ha visto cómo son las distintas manifestaciones de usos y costumbres, pues en algunos lugares ponen ramitas en los cuerpos, objetos personales o unos huaraches para cuando son recibidos en el cielo.

Para Daniel, la muerte es un acto que requiere sensibilidad y respeto, ya que alrededor existen muchas ideas, pero en el centro hay una familia que necesita ser guiada, que tiene muchas emociones y que él ayuda a que sea menos grave, más en calma y con todo el honor que requiere.

Su labor es ejemplar, no solo por lo que realiza, sino porque además es capaz de llevar a los que se quedan del caos a la paz… “Cuando todo está solucionado solo queda la despedida, ellos se encargan de todo lo demás.

“Es un orgullo ser parte de esta gran actividad, de la parte donde culminamos todo, donde con profundo respeto servimos y cumplimos una función, la brevedad de la vida es tan similar a un parpadeo, la fragilidad de la misma es como la de un cristal, sin lugar a dudas esto pasa y nada es igual, ha sido un legado y largo trabajo familiar de muchos años y siempre el servir y ayudar enriquece mucho más, la paga monetaria solo es un elemento para continuar sirviendo y trabajando. Con profundo respeto, recordamos a quienes han partido y en nuestras memorias estarán siempre presentes.”

De interés

Comentarios