Enrique Krauze, historiador, investigador, divulgador y creador de la serie Clío que aborda biografías y sucesos de la historia nacional, en una entrevista dada al noticiero “Despierta”, bajo la conducción de Carlos Loret de Mola, expuso algunos argumentos sobre una cuestión exageradamente delicada y bastante arriesgada para México y el mundo entero.
La entrevista se centró en la invitación que el gobierno mexicano le hizo al candidato Donald Trump para visitar nuestro país y tener una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto. Ese encuentro fue un total error histórico –argumento Enrique Krauze–: “A los tiranos no se les apacigua, a los tiranos se les enfrenta”.
A pesar de tener México presidentes en su mayoría mediocres y obsoletos, en la historia reciente es difícil encontrar sexenios donde aconteciera algo igual; desde el conflicto bélico que aconteció entre ambos países en la mitad del siglo XIX las discrepancias entre ambas naciones son de una coyuntura tal que las heridas aún están cicatrizando y se han convertido en un estigma muy difícil de asimilar y pasar desapercibido.
Cuándo Donald Trump, candidato a la presidencia de EU que sin ser electo presidente del vecino país, es invitado para dialogar y sobre todo acerca de una inminente contrariedad que ha sido la promesa de campaña a la Casa Blanca, a pesar de ser incómodo por la carga histórica el tener relaciones con un yanqui, no es en sí el diálogo la cuestión del problema sino la situación apremiante en la que Donald Trump ha jurado que de llegar a ser presidente de EU obligará a México a pagar un muro que dividirá a ambos países, como si eso fuera totalmente viable y la panacea de los males de ambos países.
No conforme con esa obstinación de Trump, aunado a la creación de un muro, el candidato argumenta que los EU no pagarán ese muro, los que pagarán serán los mexicanos sin duda, sin embargo muchos compatriotas que habitan en EU y en México se preguntan ¿cómo logrará Trump que eso sea posible?, de llegar a ser presidente de EU, ¿cómo logrará mister Trump obligar a todo un país a pagar ese muro?
La historia nos da la respuesta mediante múltiples ejemplos, basta recordar como bien lo mencionó Enrique Krauze, el pacto de Múnich entre Adolf Hitler y Arthur Neville Chamberlain, los cuales fueron el parteaguas para desembocar la segunda Guerra Mundial, los acuerdos trataban acerca de la anexión de los Sudetes (pertenecientes a Checoslovaquia), franja que apelaba el régimen nazi pertenecía a Alemania, debido a que la mayor parte de sus habitantes era de habla alemana. Ningún representante de Checoslovaquia estuvo presente. El Reino Unido y Francia se mostraron complacientes con los deseos de la población alemana de los Sudetes y consideraban ese acuerdo como una revisión parcial del Tratado de Versalles. Especialmente se pretendía evitar una nueva guerra, a pesar de poner en gran peligro la existencia de Checoslovaquia.
Al final, a pesar de haber hecho un pacto, la guerra era inminente y se desencadenó más tarde, un primero de septiembre de 1939. Era evidente que los planes del régimen nazi y su líder Adolf Hitler no tenían ningún freno y el pacto en Múnich había quedado solo como una reliquia plasmada en un papel que no sirvió para remover los planes de expansión.
Esa política de apaciguamiento, como justo se le llamó a la política conciliadora llevada a cabo por Neville Chamberlain como primer ministro del Reino Unido, evidentemente fracaso y demostró lo que sin duda afirma Enrique Krauze: “A los tiranos no se les apacigua, a los tiranos se les enfrenta”. Las palabras que Winston Churchill dijo después de enterarse de la política de apaciguamiento por parte de Chamberlain fueron certeras y pronosticaron lo que se vislumbraba. “Tuvo usted para elegir entre la humillación y la guerra, eligió la humillación y nos llevará a la guerra”.
Justamente ese episodio refleja un Peña Nieto que, al igual que Neville Chamberlain, quiso pasar a la historia como el paladín de la paz y solo está forjando una imagen de postración y humillación, sin embargo en los comerciales que los medios de comunicación hacen respecto a su cuarto Informe de Gobierno, la frase jactanciosa es: “Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho”. ¿Habrá algo bueno y que realmente sea merecedor de contarse en este sexenio? ¿Tú lo crees? Yo tampoco.

Rating: 1.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorAbre Turquía nuevo frente contra yihadistas en Siria
Artículo siguienteEdición impresa: 04-septiembre-2016
Edad: Sin - cuenta. Estatura: Uno sesenta y pico. Sexo: A veces, intenso pero seguro. Profesión: Historiador, divulgador, escritor e investigador que se encontró con la historia o la historia se encontró con él. Egresado de la facultad de filosofía y letras de la UNAM, estudió historia eslava en la Universidad de San Petersburgo, Rusia. Autor del cuento "Juárez sin bronce" ganador a nivel nacional en el bicentenario del natalicio del prócer. A pesar de no ser políglota como Carlos V sabe ruso, francés, inglés y español.