Bailar impacta positivamente en la calidad de vida de quien practica esa actividad

TANAIRI ARREDONDO /
IMSS HIDALGO
Pachuca.- Una de las actividades físicas más completas es la de bailar, que además de ser muy divertida, impacta positivamente en la calidad de vida de quien la practica regularmente, tanto en el aspecto físico como mental.

El principio básico de bailar es la sincronización, pues para ello necesitan tomarse en cuenta diferentes aspectos como el equilibrio y el ritmo, así como el movimiento continuo y coordinado de diferentes partes del cuerpo; además, esa actividad eleva el ánimo al canalizar la adrenalina, lo que favorece la expresión de las emociones.

Asimismo, danzar es una acción que si se practica desde la infancia, fomenta diversos valores que pueden influir de forma positiva en la vida adulta para practicar ejercicio regularmente, trabajar en equipo y a la hora de elegir alimentos y bebidas más saludables, evitando aquellos con exceso de azúcar o grasa.

De igual forma, la danza puede comenzarse a practicar en cualquier etapa de la vida, desde niños hasta adultos mayores, no obstante, debe tenerse en cuenta la condición física del cuerpo; si no se está acostumbrado a la actividad física, puede iniciar con solo 20 minutos de baile al día e ir aumentando gradualmente en tiempo e intensidad.

La flexibilidad y la fuerza aumentan con el baile, además de la resistencia, lo que ayuda a efectuar con mayor facilidad algunas actividades cotidianas, que en varias ocasiones con la edad va complicándose su realización, como al agacharse para recoger algo, sentarse y levantarse de manera brusca, estirarse para alcanzar ciertos objetos, etcétera.

Además de traer consigo beneficios a la salud física, también impacta en la mente al generar satisfacción y bienestar interno, lo que ayuda a recudir y prevenir enfermedades, como el estrés, al favorecer la relajación y liberación de tensiones.

Igualmente, el bailar es un detonante para mejorar las habilidades sociales, ya que aumenta la confianza de la persona que lo práctica, reduciendo sensaciones como la soledad, timidez, ansiedad y depresión, lo que coadyuva a establecer relaciones personales con otras personas.

También, la música estimula diferentes partes del cerebro, que en conjunto con el ejercicio aeróbico elevarán los niveles de energía en la vida diaria, por lo que también mejora el humor.

Otros beneficios

  • Corrige la postura natural del cuerpo
  • Mejora la circulación sanguínea, lo que favorece al organismo y a lucir una piel más luminosa
  • Fortalece los músculos, por lo que aumenta la fuerza y resistencia, y reduce la rigidez de las articulaciones
  • Favorece la pérdida de peso y prevención de la obesidad
  • Refuerza la memoria al recordar diferentes pasos y rutinas, con lo que se previene la demencia senil y el Alzheimer

Comentarios