Han surgido las manifestaciones de descontento de muchas personas, ya sean estudiantes, investigadores, docentes y sociedad en general, respecto al pretendido boicot a la 32 Feria Universitaria del Libro (FUL), dado que intereses oscuros agazapados en el anonimato orquestaron una campaña perniciosa de difamación a través de las redes sociales, fuera de toda lógica jurídica, motivando la declinación de Francis Ford Coppola para participar en la FUL 32.

La nefasta campaña difamatoria se centra en Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato Universitario, pero los efectos han sido para toda la institución, en sus valores culturales y académicos, alcanzando a todas las instituciones de educación superior.

A pesar de tan deplorable ataque, la FUL 32 se realizará del 23 de agosto al primero de septiembre, llevando a cabo más de mil actividades, con la presencia de mil 129 editoriales que exhibirán 94 mil 440 títulos en 137 stands, para atender a más de 170 mil asistentes, con el tema central de los “Derechos humanos”.

Tratar de boicotear un evento de esa naturaleza de forma tan ruin, representa un agravio al patrimonio cultural de los hidalguenses, porque la FUL 32 es de todos, es un espacio de convivencia con el conocimiento, un punto de encuentro que trasciende las fronteras de oferta y demanda de libros, para transformarse en esparcimiento en eventos musicales y artísticos, como de intercambio de ideas con los escritores, narradores, periodistas, investigadores, poetas, actrices y actores, sin faltar cineastas, críticos literarios y, claro, caricaturistas, un ámbito de diversión para los más de 17 mil niños que siempre la visitan y aprenden la importancia de leer.

El poder de atracción de la FUL 32 se magnifica por ser armonía social entre la alegría, el conocimiento y el esparcimiento, el lenguaje primario son las sonrisas.

Los temas son de una gran riqueza multidimensional donde las distintas líneas disciplinarias se interrelacionan, por ejemplo, en la novena Jornada Universitaria de Biblioteconomía se imparten siete conferencias que relacionan a la inteligencia artificial con las bibliotecas, las cuales en la UAEH están transformándose para impulsar la construcción sinérgica de nuevos conocimientos, donde la tecnología como la inteligencia artificial constituyen el mapa de ruta para un aprendizaje exponencial y disruptivo.

En voz de su director Jorge Peña Zepeda, “las bibliotecas de la UAEH tienen que ver con el aprendizaje automático y el uso de la inteligencia artificial en la mejora de colecciones y en la aplicación a los servicios que ofrece y sus espacios”; me pregunto ¿qué otra biblioteca en el estado de Hidalgo está haciendo eso?
La estrategia es compartir el conocimiento a través de las diversas ponencias y presentaciones, como los derechos humanos y Amnistía Internacional, el mito de las transformaciones, la salud emocional en la niñez; para los niños están “arrancando motores” y 10 lecturas imprescindibles de Batman, así como la menopausia en la vida de las mujeres, cruzando océanos y fronteras, que aborda el tema de la migración, sin faltar la poesía en Hidalgo, movimientos sociales y políticas públicas.

También hay resultados de investigaciones con sentido crítico, como la pobreza en Hidalgo y sus regiones cafetaleras, panorama agrícola en el estado de Hidalgo, su relación con la pobreza y el derecho a la alimentación, son aportaciones del Instituto de Ciencias Económico Administrativas.

“Hoy cobra vida la FUL 2019, tan esperada por los universitarios y la sociedad hidalguense, fortalecida por un conjunto de actividades académicas, científicas, tecnológicas y artísticas, diseñadas para obsequiar a los visitantes momentos creativos y de sano esparcimiento”, dijo el presidente del Patronato Universitario, Gerardo Sosa Castelán.

Por su parte, el rector Adolfo Pontigo expresó: “Una vez más se desarrolla un trabajo conjunto entre expertos y artistas de amplia trayectoria, a fin de entablar un intercambio de experiencias, obra y opinión, afines al porvenir del arte de las palabras y las letras, en cuyo cuerpo cabe todo tipo de lenguajes.

Como universitarios aceptamos la crítica, porque el pensamiento, para serlo, no puede renunciar a su tarea crítica que implica la confrontación permanente con otros pensamientos. Pero rechazamos todo infundio a nuestros valores y personajes universitarios. A pesar del boicot, la FUL 32 brilla.

Comentarios