La mayoría de nosotros podríamos asegurar sin titubeos que la liguilla del Clausura 2019 ha quedado a deber. En varias ocasiones, los equipos han caminado a medio gas, provocando que el espectáculo recaiga en el error, no en el acierto. Ya hemos sido críticos con el desempeño de los últimos cuatro sobrevivientes y su estilo difuso al mover el balón. El día de hoy, la historia podría cambiar.

Tigres se fue de su campo la ventaja mínima, pero aún está muy lejos del título. El peso de la localía no fue el que hubiera esperado, pues el Volcán únicamente estalló tras el contrarremate de André-Pierre Gignac que superó a Rodolfo Cota. Eso sí, la historia que hace meses se antojaba inevitable fue escrita en la gran final: el francés es, junto con Tomás Boy, el máximo artillero felino. Si hoy anota nuevamente será el marco perfecto para dicho récord.

Los de Ricardo Ferretti recuperaron parcialmente su esencia futbolística, pero solo por lapsos y a cuentagotas. Daría la impresión que los jugadores se reservaron para el partido del día de hoy en cuanto a lo físico, de otra manera no se explica el rendimiento tan pobre de gente con talento de sobra.

Por su parte, León llegó a Monterrey con la mecha húmeda y a media altura. La baja de José Juan Macías, quien reportó con la selección sub20, le restó definición a un equipo que intentó no caer en la estrategia del Tuca. Otra vez, se vieron chispazos del superlíder de la competencia, realizando combinaciones y jugadas que se atascaban en los linderos del área. Por momentos se echó en falta a Rubens Sambueza para liberar a Ángel Mena –quien no ha convertido en las rondas eliminatorias– y surtir a Vinicio Ángulo.

Para la vuelta, ambos equipos llevan la tarea muy clara. La Fiera deberá hacer pesar la localía, en la que su afición jugará un papel primordial. Ante la disyuntiva de contar con un banquillo poco surtido, Nacho Ambriz deberá ajustar su planteamiento y apostar por la posesión del balón y desgaste del rival. Seguramente veremos a Mena hacer pareja con Campbell ante el regreso de Sambueza, quien estaba suspendido.

Por su parte, si Ferretti es fiel a sus principios saldrá a blindar la retaguardia y a esperar un contragolpe organizado por Aquino y Quiñones, teniendo a Gignac como eje de ataque en solitario. Los locales harán lo distinto; los visitantes, lo de siempre. Veremos a quién le alcanza para levantar la copa.

Comentarios