Inicio Especiales Saludable A una copa de perderlo todo

A una copa de perderlo todo

568

EDDY ARMENTA /
IMSS HIDALGO
Pachuca.- Para la mayoría de las personas que consumen alcohol puede ser un hábito que no se extiende a más de un consumo pasajero, sin embargo, esa práctica puede llegar a ser bastante peligrosa, incluso más que el consumo de sedantes, estimulantes o alucinógenos.

El consumo de alcohol se ha colocado como uno de los problemas de salud pública con mayor relevancia dentro del país, teniendo grandes consecuencias sanitarias, sociales y por ende económicas.

El abuso de esa sustancia se asocia con más de 64 enfermedades, entre las que se encuentran: cáncer, infecciones, gota, pancreatitis, enfermedades cardiovasculares, aumento de la presión sanguínea; además de ser uno de los principales factores de riesgo para presentar demencia, estrés y depresión.

De acuerdo con reportes registrados en 2016, 78.5 por ciento de las defunciones pertenecieron al sexo masculino, con una media de 47.2 años, donde más de 8.6 por ciento de los fallecidos presentaban evidencias de alguna sustancia, siendo el alcohol la de mayor frecuencia con 66.6 por ciento.

De manera general, los datos reportados en centros de tratamiento muestran que el alcohol es la principal droga de inicio, cerca del 50 por ciento de las personas que lo consumen dan el salto hacia otras sustancias, generando una dependencia de más
del 65 por ciento.

Si bien es la bebida predilecta en reuniones, festejos y jolgorios, el consumo excesivo de alcohol tan solo en una ocasión como las antes mencionadas puede llevar a tener malos desenlaces.

Uno de ellos es combinar alcohol y conducir un automóvil, ya que en promedio cerca de 500 mil accidentes automovilísticos son causados por personas de entre 18 y 45 años quienes estaban bajo el influjo de bebidas embriagantes.

¿Qué puedo hacer?

De acuerdo con especialistas, el primer paso para dejar de beber está en reconocer que el consumo de bebidas embriagantes es inmoderado y está afectando la salud personal, el círculo social y familiar.

Podría iniciar por realizar un patrón del consumo por semana o por mes, registrando la cantidad que bebe, lo anterior para fijar metas e ir consumiendo cada vez menos.
Asimismo, se recomienda evitar amistades y/o familiares que solo inciten a beber, es otro paso. En vez de eso, puede ayudar también al proceso de otras personas planeando actividades que no conlleven el consumir bebidas embriagantes.

Mantenga cualquier bebida con alcohol fuera de casa.Buscar ayuda con especialistas, también forma parte importante para dejar de beber.

Asimismo, contárselo a familiares o personas más cercanas puede ayudar a encontrar las razones por las cuales ha comenzado a beber de forma excesiva y así poder darle una solución.

El consumo de alcohol se ha colocado como uno de los problemas de salud pública con
mayor relevancia en el país

Según datos reportados en centros de tratamiento, es la principal droga de inicio a otras sustancias

Comentarios