El secretario de Turismo del gobierno de Hidalgo Eduardo Baños Gómez estaría violando la Ley General de Responsabilidades Administrativas y no se ha dado cuenta. Cobijado en su bandera de empresario, defiende la adquisición de la histórica fábrica La Maestranza, en la colonia del mismo nombre en el corazón de la Bella Airosa, en la módica cantidad de 11 millones de pesos, es decir, pírricos mil 834 pesos el metro cuadrado. El destino del inmueble fundado entre 1907 y 1920, que significó una importante fuente de empleo para los pobladores de aquella época y jugó un papel transcendental en la historia de la ciudad minera y de todo un país, es incierto. En recientes días el colectivo Rescata La Maestranza llamó al funcionario a construir diálogo y abrir oportunidades en donde la ciudadanía tenga voz y participe activamente en pro de la memoria, identidad y patrimonio de Pachuca. En tono soberbio, el encargado de la política turística de la entidad respondió a través de redes sociales argumentando que si bien actualmente ostenta un cargo como servidor público, también es empresario y la compra de La Maestranza fue de carácter personal. Lo que tampoco sabe, o no se ha querido dar cuenta, es que en su papel de funcionario estaría incurriendo un grave conflicto de interés. Y es que como el resto del gabinete estatal, Baños Gómez se ha negado a publicar su declaración patrimonial. Esa omisión pone el dedo en la llaga, pues la ciudadanía está imposibilitada a saber con cuánto llegó y con cuánto se irá cuando deje la Secretaría de Turismo. Tampoco es posible saber si, como empresario, su bolsillo está lo suficientemente holgado para finiquitar un predio de 11 millones de pesos. Otra delicada arista estriba en el artículo 55 de la referida ley, en donde se señala que incurrirá en faltas el funcionario que obtenga beneficio “como resultado de información privilegiada de la cual haya tenido conocimiento” en su carácter de servidor público. En la edición de hoy, Libre por convicción Independiente de Hidalgo presenta todas las voces que giran en torno a ese espinoso entramado. También hacemos algunas preguntas cuyas respuestas debe conocer la ciudadanía pachuqueña. ¿Los negocios del empresario Baños Gómez son lo suficientemente jugosos para adquirir un terreno que, dicho sea de paso, se malbarató? ¿Sí? ¿Cuánto invierte en el acondicionamiento del inmueble?, ¿para qué será destinada la antigua Maestranza? En un ejercicio pleno de transparencia, como se prometió en aquella famosa caja de cristal por los inquilinos del cuarto piso, ¿por qué no revela a cuánto asciende su patrimonio?, ¿fue una compra asociada?, ¿con quién?, ¿por qué el apellido notarial se nos hace tan familiar? De filón. Oyohualli, la compañía de danza folclórica de la UAEH, celebra 42 años con el Festival Internacional de Solistas de Folclore “Amores de mi patria”. Enhorabuena para la institución pionera de la cultura en la máxima casa de estudios de la entidad.

#DeInterés

Comentarios