Hay ausencias que liberan, otras que reconfortan, unas más que matan y otras, las más difíciles de afrontar, las que nos hacen agonizar poco a poquito. La del colectivo canadiense Broken Social Scene perteneció a este último grupo. Y es que nos dejaron en un horrible letargo durante siete años para, ¡por fin!, aventurarse a publicar un nuevo material discográfico que suena tan fuerte y vibrante como su propio título: Hug of thunder.
Pero recapitulemos un poco. Broken Social Scene es un colectivo originario de Toronto que ha destacado por integrar en sus filas a algunas de las mentes más creativas del país de la hoja de maple. El resultado: un ensamblaje que disco tras disco ha brindado gratas sorpresas, además de permitir a sus integrantes dar el importante paso hacia la carrera solista, como ocurrió con la increíble Leslie Feist.
En 2010, Broken Social Scene publicó Forgiveness rock record, un material inteligente que llevó el folk hasta sus últimas consecuencias. Sin embargo, tras unos meses de gira y un par de sencillos, la luz del colectivo se apagó bruscamente, lo que nos dejó en una profunda oscuridad, así como la promesa del retorno.
Pues bien, siete años después el colectivo comandado por Kevin Drew decidió tomar nuevamente los instrumentos musicales para regalarle al planeta Hug of thunder, su sexto álbum de estudio y, probablemente, su proyecto más digerible hasta la fecha. No me malinterpreten, la agrupación no ha dejado de lado su rúbrica medio indie en el ejercicio de su profesión, es solo que ahora más sabios, menos pretenciosos y sabedores de tener una base de fans sólida, se aventuraron en un viaje que les permitiera llegar a un público más diverso pero hambriento de nuevas sensaciones.
Hug of thunder comienza con “Sol luna”, una calmada pieza instrumental que funciona de gran manera como preludio a “Halfway home”, que trata sobre el reencuentro con uno mismo. Destaca de entre los otros temas del álbum gracias a la armoniosa voz de Kevin Drew, equiparable al mar en calma, mientras que la música es energía pura, una ola revolcándonos con toda su fuerza, con toda su magia.
“Stay happy”, por su parte, es un tema como pocos: juega de manera brillante con los estados de ánimo, de triste a feliz en cuestión de segundos, y funciona tanto como para amenizar una reunión como para ir a la cama relajado, en busca del más profundo sueño. Finalmente, el tema que brinda nombre a este álbum es un oasis en medio del desierto, el espacio (musical) perfecto para refrescarnos en medio del Sol y la arena.
Así las cosas, el retorno de Broken Social Scene es un platillo exquisito. Por un lado, tenemos el retorno de un colectivo legendario, de esos cuya figura se alza cual El caballito tras su restauración. Por el otro, escuchamos a una agrupación con nuevos bríos, energías y pretensiones que rehacen su fórmula (más no su esencia) para deleite del respetable. Hug of thunder es un triunfo: tierno como un abrazo, poderoso como el trueno.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorBuscan mejorar cultura vial en Tula
Artículo siguienteRelanza Trump ofensiva por muro y TLC
Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.