Incapaces de asumir y entender el porqué de su aplastante derrota en las urnas del primero de julio y con unas reformas “a modo” y mal hechas con su todavía mayoría –de la saliente 63 Legislatura– con la clara intención de neutralizar a los diputados del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), desde el 4 de septiembre echaron a andar toda una estrategia de manipulación y juego sucio para quedarse con el control de la junta de gobierno –órgano máximo del Congreso, del cual dependen la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo, los servicios legislativos, la administración y todos los recursos financieros–; esas acciones, que no les han resultado como esperaban ante la defensa firme y decidida de los 17 legisladores que hemos hecho valer el mandato ciudadano, eligiendo legalmente al doctor Humberto Veras Godoy como coordinador de esta instancia máxima de gobierno interior del Congreso.

Es así que desde el día de la instalación y toma de protesta de los 30 diputados de esta nueva legislatura, los cuatro diputados plurinominales del Partido Revolucionario Institucional (PRI), con la complicidad de los tres del Partido Acción Nacional (PAN) y otros, pretendieron usurpar el acuerdo de conformación de la mencionada junta de gobierno, por lo que el presidente del Congreso decidió hacer un receso indefinido para revisar esta ilegalidad y buscar un diálogo con la diputada coordinadora del PRI María Luisa Pérez Perusquía, siendo este infructuoso, dada la intransigencia y sinrazón, con la pretensión de imponer su minoría para seguir manteniendo el control del Poder Legislativo, en un absurdo de consumar un acto de burla de entrega-recepción a sí misma, ya que ella fue la presidenta en la anterior legislatura. Estos hechos no permitieron que el gobernador del estado rindiera su segundo informe de gobierno el 5 de septiembre ante el pleno de la cámara, lo que lo obligó a entregarlo solo en la oficialía de partes a través del secretario de Gobierno.

El jueves 6 se reanudó la sesión instaladora con un intenso debate, donde los diputados del PRI, PAN y el Partido Encuentro Social (PES) insistían en imponer su minoría; el diputado Rafael Garnica propuso otro receso para buscar un nuevo diálogo, lo que propició un ríspido debate de parte de los primeros contra los de Morena. Sin que se pudiera encontrar una vía de solución, el presidente del Congreso volvió a decretar un segundo receso, ante los riesgos que significaban las agresivas acciones que desde la tribuna tenían personas identificadas plenamente con el PRI, que a gritos exigían se votara su pretendida ilegalidad.

En esa discusión subieron a tribuna 13 diputados de los diferentes partidos políticos, donde la posición de Morena fue muy clara al plantear que el derecho a presidir la junta de gobierno con su mayoría se lo da el artículo 99 de la Ley Orgánica del Congreso, que reconoce que al no haber consenso manda el voto ponderado que representa a la mayoría.

Fue hasta el martes 11 que se volvió a reanudar por tercera vez la sesión instaladora y cuando la vicepresidenta de la cámara, la diputada Doralicia Martínez Bautista, leía el nuevo acuerdo que da a Morena la presidencia de la junta el primer año y no al PRI, todos los diputados de Morena subimos a protegerla ante la agresividad de los más de 500 priistas que fueron llevados al pleno del Congreso, esto con el propósito de presionar e impedir que se votara ese nuevo acuerdo; y cuando se estaba por concluir la lectura, el diputado Julio Valera quitó el cordón de acceso al área de curules y dio la señal para que de manera violenta entraran los priistas encabezados por Levi Leines Rodríguez, secretario particular del presidente del PRI estatal; de José Ogando Muriño, secretario de finanzas del mismo; y demás miembros de la CNOP, CNC, CTM y organizaciones de mujeres y jóvenes, quienes de manera porril nos insultaron, golpearon y amenazaron, lo que obligó a que entrara la fuerza pública del gobierno del estado, la que en realidad solo protegió a estos vándalos y sus “gorilas” plenamente identificados, por lo que ante el peligro que corría nuestra integridad se decretó un nuevo receso.

Fue hasta el miércoles 12, en el cuarto intento, que se terminó la sesión instaladora al lograr una votación mayoritaria y Morena aprobó el nuevo acuerdo a pasar de la toma de tribuna por los cuatro diputados priistas, con lo que se dio cabal cumplimiento a la ley para quedar instalada formalmente la 64 Legislatura. El jueves 13 se realizó la sesión solemne número uno para dar paso a la apertura del primer periodo ordinario de sesiones del primer año de ejercicio constitucional, con lo que se daba paso a la recuperación de la institucionalidad; sin embargo, en una ilegal publicación en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado dio a conocerse el acuerdo espurio que nombra a la diputada Perusquía como presidenta del Congreso para el primer año, lo que volvió a escalar el conflicto por la intromisión del Ejecutivo a favor de su correligionaria, quien todavía, en una acción más provocadora, el viernes 14 mandó a enrejar el acceso al cuarto piso, donde están las oficinas de la junta de gobierno.

Todo esto que ha sucedido representa el rompimiento del orden jurídico de parte de los priistas, un desprecio a lo expresado en las urnas por la mayoría de los hidalguenses, así como la deshonra a la soberanía del Poder Legislativo y vuelve a poner al estado de Hidalgo como una vergüenza nacional por su intolerancia y antidemocracia, propia de regímenes autoritarios y represores. Esta situación no puede continuar así, es la hora de que el gobernador cumpla todos sus ofrecimientos de reconciliación, diálogo, búsqueda de acuerdos y una salida apegada a derecho, respetando lo que a Morena corresponde para encabezar el primer año al frente del Congreso, al PRI el segundo y al PAN el tercero. Lo que permitirá recuperar la institucionalidad, la civilidad y la paz a la que todos estamos obligados a contribuir.

Este martes 18 se realizó la primera sesión ordinaria en un ambiente de respeto de parte de todos los diputados, lo que demuestra que esto es posible.

Facebook: ricardobaptista
E-mail: [email protected]

Comentarios