Mara Reyes asume el reto de ser una de las pocas mujeres pilotos en las pistas de carreras en México. La pachuqueña, quien es considerada el estandarte del automovilismo femenil en el país, se mantiene vigente gracias a la determinación que mostró desde un inicio y al apoyo de sus patrocinadores, pero advierte que ese sector todavía es muy cerrado y dominado por el sexo masculino.
La conductora se mostró convencida de que cada vez hay más mujeres interesadas en subirse a un auto de carreras, pero son varios los factores que frenan sus intenciones y uno de ellos se presenta incluso dentro del núcleo familiar.
“Es un deporte muy caro, por eso necesitas tener patrocinios, de otra manera es imposible estar aquí. Creo que también hay falta de apoyo de las mismas familias, donde les da un poco de miedo que las hijas entren a una disciplina tan peligrosa, yo no lo veo de esa manera, tenemos mucha seguridad y siempre hay médicos y asistencias en las carreras”, comentó.
Vencer el miedo de entrar a un terreno “desconocido” es fundamental para ingresar al automovilismo, consideró Mara.
“Quizá al ver la mayoría de hombres muchas no se atreven a entrar a este deporte, son circunstancias que desafortunadamente a veces pasan. A mí me tocó ser hija de un piloto, nací con esto, él me ayudó a entrar y después vinieron los patrocinios, es como pude mantenerme.”
Resaltó que habrá que encauzar y motivar a las mujeres para que se unan a esta disciplina y en el futuro ella podría unirse a una campaña para impulsar al nuevo talento femenil.
“Hay que hacer un plan para que las chicas vengan y prueben, habrá quien tenga el don y quien no. Creo que hay muchas mujeres con ganas de entrar a este deporte, se tiene que ver la manera de cómo se puede hacer, hay que desarrollar un plan a futuro porque el automovilismo está creciendo en México.”

Comentarios