Fue rápida la respuesta de la presidencia municipal de Pachuca y del gobierno del estado a la propuesta de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) para sumarse a la campaña “Yo no doy mordida”. Cuatro días bastaron para que la alcaldesa Yolanda Tellería y el Ejecutivo representado por la contralora Citlali Jaramillo decidieran abordar el tren anticorrupción, orquestado por la delegación estatal del organismo. La convocatoria fue lanzada apenas el 21 de junio no solo para los poderes municipal y estatal, también está dirigida a la sociedad, en busca de erradicar de raíz la corrupción y la impunidad, flagelos que restan competitividad en la geografía hidalguense. La campaña precede de una cifra escalofriante dada a conocer apenas en diciembre de 2016 por el Inegi: 77.6 por ciento de la población de 18 años y más percibe la corrupción como una acción frecuente o muy frecuente en Hidalgo. Este indicador, pese a ubicarse por debajo del promedio nacional, asesta un golpe directo a la credibilidad de los gobiernos. Y es que el común de los encuestados opina que en la entidad los trabajadores de gobierno abusan de sus funciones para obtener beneficios personales. Gracias al andamiaje empresa-gobierno podemos atribuir, entre otras acciones, el logro para capitalizar inversiones por más de 10 mil millones de pesos en los primeros nueve meses en la era Fayad. Y es que no puede aspirarse a un desarrollo económico certero si el país continúa siendo cobijado por ese flagelo histórico, que en el peor de los casos ha sido naturalizado por el común de los mexicanos. No menos importante será que la ciudadanía sea los ojos de la autoridad, por ello el llamado de la Contraloría del estado a acusar cualquier acto relacionado con el cáncer de la corrupción, cobra relevancia hoy más que nunca. En este andar, la tarea de los gobiernos será recobrar la confianza de una sociedad que no cree en la justicia, mucho menos en la efectividad de la denuncia y prefiere, casi de manera normal, ser parte del problema. De filón. Confirmaron la inversión de 45 millones de pesos para la construcción de dos nuevos bulevares en Tulancingo, hasta aquí parece normal, lo suspicaz del asunto es que ambas obras acaparan un tercio de obra pública presupuestada durante 2017 en el municipio.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios