Inicio Especiales Crónica ¡Acá las tortas de a 10 pesos!

¡Acá las tortas de a 10 pesos!

1129

Ayer se celebró el Día del Tortero en Villa de Tezontepec

Villa de Tezontepec

De milanesa, pierna, salchicha y queso, más de 6 mil tortas fueron repartidas en la feria anual del Día del Tortero en Villa de Tezontepec, cuyos comensales pagaron 10 pesos por el alimento.
Como cada año desde hace 22, ayer el comité organizador celebró al santo patrono de los torteros, el Señor de la Humildad, con una combinación de ritos religiosos y paganos a los que asistieron habitantes del lugar y visitantes de otros municipios de la entidad.
Al concluir la misa celebrada a las 13 horas en la parroquia de San Pedro Apóstol, la imagen del Señor de la Humildad fue sacada de la iglesia para recorrer las principales calles del centro del municipio con rumbo al deportivo Revolución Mexicana, donde se preparaban las tortas.

Con cohetes que anunciaban el paso de la procesión y una banda de viento que entonaba melodías religiosas, cientos de feligreses acompañaron al santo que iba a cuestas de cuatro personas que se turnaban para cargar el nicho de madera lleno de flores. En el recorrido también había espectadores que veían el contingente pasar para tomar fotos y videos.
Después de media hora, la procesión llegó al campo deportivo Revolución Mexicana, mientras en el escenario cantaban Los Hijos de Papi, una niña y un niño que amenizaban a ritmo de cumbia la espera de quienes llegaron temprano para formarse en uno de los cinco puestos en los que repartirían las tortas.

Bendición de los alimentos

Quienes no acompañaban a la procesión ni seguían el ritual religioso recorrían los puestos de ropa, accesorios, juguetes y, para calmar el calor sofocante, comprar aguas frescas, helados y hasta micheladas de 60 pesos.
A las 15 horas se interrumpió a los niños que amenizaban el encuentro y el párroco Marcos Monzalvo Godínez subió al escenario, donde con una torta gigante hizo el ritual de bendecir los alimentos, dar gracias a Dios por un año más y orar por los torteros y todos los presentes.

Después de un padre nuestro, el religioso sin sotana dio la bendición a los asistentes y los despidió, dando paso a la repartición de las miles de tortas. La fiesta pagana continuó y la imagen del Señor de la Humildad, que data de 1880, fue regresada a su parroquia.
A diferencia de otros años en que las tortas eran regaladas, en esta ocasión tuvieron un costo de recuperación de 10 pesos, y el proceso para degustar una de las 6 mil que se elaboraron fue pagar en taquilla para obtener los boletos que los dirigían a uno de los cuatro puestos, en los que en cada uno se repartieron mil 500 tortas; además, hubo uno en el que repartían el antojito a personas con discapacidad, embarazadas y adultos mayores.

El párroco
sin sotana Marcos Monzalvo Godínez subió al escenario, donde con una torta gigante hizo el ritual de bendecir los alimentos

Comentarios