Acampan triquis en el Zócalo

457
Zócalo,trikis

Ciudad de México.- Amanecía en la Ciudad de México, la plancha del Zócalo capitalino y alrededores lucían desiertos, a excepción del acceso al Palacio Nacional, donde un grupo de personas portaba pancartas con diferentes peticiones al presidente de la República.

Al interior de la sede del Poder Ejecutivo federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador efectuaba su conferencia matutina, donde respondía cuestionamientos sobre educación, ayuda humanitaria, acciones políticas y actos de corrupción.

En el exterior, algunas mujeres portaban pancartas en las que pedían al mandatario federal revisar los contratos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) con empresas financieras que abusaban en los créditos a trabajadores; también, un hombre solitario portaba una lona con imágenes donde aparecía golpeado y torturado.

Dos hombres de Acolman, Estado de México, portaban lonas donde solicitaban al “Lic López Obrador, política laboral de inclusión para las y los acolmenses y no discriminatoria (sic)”. Todos esperaban afuera del palacio por si salía el presidente de México.

El grupo con mayor presencia permanecía en dos carpas, una blanca y una azul, y alrededor de cinco tiendas de campaña, donde pasaron la fría noche; provienen de diferentes comunidades de Oaxaca y desde el 31 de enero mantienen plantón para pedir “Libertad a los presos políticos triquis”, además de la localización de personas desaparecidas, justicia por una mujer asesinada y la represión política de su esposo.

Mujeres con atuendos rojos de la comunidad triqui de Oaxaca rodeaban un anafre que emitía humo y sostenía una vaporera grande, en la que vertían leche para preparar chocolate caliente para ofrecerle a sus compañeros de lucha.

Minutos antes de las 8 de la mañana, las puertas del recinto se abrieron y los manifestantes se movieron a los costados para dar paso a uniformados de verde, quienes hicieron una valla hasta la plancha del Zócalo para resguardar el paso de la escolta que portaba una enorme bandera seguida de la banda de guerra.

Como todos los días, a las 8 horas, elementos del Ejército realizaron el izamiento de la bandera de México, hora en la que el tránsito de autos ya es más frecuente y el paso de personas es mayor, puesto que se dirigen a sus lugares de trabajo y el Zócalo es su paso obligado. Después del acto protocolario, el caos diario de la capital del país opacó la tranquilidad de la mañana.

Comentarios