Accidentes viales, una plaga en aumento

A finales de agosto, una menor de edad perdió la vida tras ser atropellada junto con su madre en la carretera Pachuca-Ciudad Sahagún; un día antes, un joven falleció de la misma forma cuando fue embestido por un vehículo sobre el bulevar Nuevo Hidalgo, tras descender de una unidad del transporte público en una parada no autorizada.

Ambos incidentes forman parte de las más de 25 muertes registradas por atropellamiento en los últimos tres años en Pachuca y Mineral de la Reforma, un fenómeno que incrementó más del 300 por ciento en dicho periodo.

A la par, de enero de 2016 a septiembre de 2018 sumaron mil 29 los fallecimientos derivados de incidentes de tránsito en Hidalgo, además de las mil 85 personas que sufrieron lesiones por esos eventos.

Según especialistas, existen medidas que podrían disminuir dicha incidencia, sin embargo, su implementación requiere de una serie de estudios y prácticas en las que deben involucrarse autoridades, sociedad civil e incluso la iniciativa privada

Accidentes viales

Calles de Pachuca: cada vez más letales

“Una persona que iba en la combi dijo que llevaba 21 pasajeros y alcanzó a ver cuándo crucé de la mano con mi hija, dijo que le iban diciendo al chofer que bajara la velocidad porque iba muy rápido, pero eso no lo tomaron en cuenta en el peritaje.”

Esas fueron las palabras de la madre cuya hija de 11 años falleció hace unos meses en una de las vialidades que, en lo que va del año, acumula por lo menos cuatro personas fallecidas por atropellamiento. Su caso derivó en una protesta realizada por vecinos de la zona, quienes manifestaron que desde hace tiempo piden la construcción de un puente peatonal, pues en el sitio son constantes los accidentes de tránsito a consecuencia del exceso de velocidad de automovilistas.

No obstante, el alcalde de Epazoyucan Raúl Armando Padilla Islas, municipio al que corresponde ese tramo carretero, aseveró que la construcción de dicha estructura costaría cerca de 7 millones de pesos, recurso con el que el ayuntamiento no cuenta.

Por lo anterior, en el área solo fueron instalados reductores de velocidad; pese a ello, hace unos días otra mujer perdió la vida cuando una camioneta impactó el puesto de comida que atendía al pie de la carretera.

Pero además de dicha vialidad, datos proporcionados por la unidad de transparencia del Poder Ejecutivo del estado dan cuenta que, de 2016 a agosto de este año, en la entidad 25 personas fallecieron atropelladas en Pachuca y Mineral de la Reforma, de las cuales 14 eran hombres, siete mujeres y de cuatro no existían datos.

Además, la información revela que las vialidades con mayor incidencia son: el bulevar Colosio con 12 por ciento de los casos, la carretera Pachuca-Ciudad Sahagún con 16, la México-Pachuca con 24 y otras con el 48 por ciento. Sin embargo, solo en 36 por ciento de los hechos existieron datos de los vehículos involucrados.

Destaca también que de dichos hechos, tres ocurrieron en 2016, 12 en 2017 y 10 hasta el octavo mes de 2018, cifras que demuestran un incremento de casi 300 por ciento en ese periodo.

Es la misma situación con respecto a las muertes y lesiones producidas por accidentes de tránsito, toda vez que en el primer caso las víctimas pasaron de 231 de septiembre de 2016 a 426 al mismo mes de este año, lo que representa un incremento de casi el doble en dos años. A su vez, las personas lesionadas llegaban a 203 al noveno mes de 2016, sin embargo, este 2018 ya suman más de 391.

Mitos al conducir

El que pega paga

No es cierto, incluso hay jurisprudencia donde se ha demostrado que no necesariamente es así, por lo que dicho estigma debe desaparecer

No puede haber dos semáforos en rojo

La fase rojo-rojo, donde de repente se pone ese foco en el semáforo de dos lados, es una fase especial, sobre todo en avenidas de grandes volúmenes peatonales y vehiculares, para darle oportunidad a los peatones de cruzar en alguno de los accesos de la intersección, pero muchos automovilistas no lo saben y creen que es porque el semáforo no funciona, por lo que continúan su camino y pueden atropellar a alguien

Pasarse el amarillo es motivo de infracción

Cruzar mientras está la fase ámbar del semáforo es la razón que muchos policías utilizan para infraccionar, pero esta es técnicamente una “etapa de despeje”, lo que significa que se saca el último remanente de un movimiento direccional para darle oportunidad al otro de que pueda moverse en la intersección, entonces es una fase especial para despejarla

Accidentes viales Accidentes viales

Primer paso: regulaciones metropolitanas

Uno de los principales problemas en la prevención y sanción de incidentes de tránsito radica en que los reglamentos no están homologados, pese a que en la actualidad la Zona Metropolitana de Pachuca está compuesta por más de un municipio.

Así lo subrayó, en entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo, la diputada local del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) por el distrito 17 Roxana Montealegre Salvador, quien expresó que parte de la labor de la actual legislatura será aspirar a esa regulación metropolitana para que existan frenos que contribuyan a disminuir la incidencia de accidentes viales.

“Hoy toda esta región ya es metropolitana y el reglamento que opera no se sabe cuál es, entonces tenemos casos como el de Colosio, donde de un lado es Pachuca y del otro Mineral de la Reforma, y los límites de velocidad cambian, en Pachuca es 80 (kilómetros por hora) y Mineral 100; eso no debe ser, son detalles absurdos que nos obligan a la regularización de un reglamento.”

Sin embargo, la legisladora local apuntó que antes de aprobar dicha propuesta, el tema debe socializarse, pues la población tiene derecho a conocer y participar en dichas acciones, aunque ya platican con algunas agrupaciones civiles para abordar el asunto, impulsarlo desde la ciudadanía y trabajarlo desde el Congreso.

Asimismo, Montealegre Salvador mencionó que actualmente trabaja en una propuesta de reforma a la Ley de Desarrollo Urbano, con el objetivo de que las vialidades sean construidas considerando a todos los usuarios de la vía pública, como peatones y ciclistas, pues la mayoría son pensadas solo para los vehículos.

“Estas vialidades no están reguladas para que sirvan a todos los elementos que participamos en ellas, y cuando ves que no hay banquetas, ciclopistas o semáforos, lo que ocurre es que se convierten en pistas de carreras, eso es lo que tenemos que empezar a cambiar.”

Accidentes viales

Falta mucha educación vial. Existen peatones que no tienen conciencia de lo que es manejar un coche… y si a eso le sumas el estado psicológico del peatón, del conductor, la edad, el sexo, salud, nutrición, clima, entre otras cosas, resulta más complejo

Raúl López Domínguez
Ingeniero en transporte y profesor en el ICBI

Para el ingeniero en transporte y especialista en la materia Raúl López Domínguez, el tránsito vehicular es un catalizador o un termómetro social, es decir, “un reflejo de cómo estamos socialmente”, por lo que la disminución en los incidentes de ese tipo requiere de una exhaustiva y constante valoración de diversos factores sociales, culturales, físicos, entre otros, que permitan llevar a la implementación de mecanismos y políticas públicas que sean realmente funcionales para las ciudades.

En ese sentido, el también profesor del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI), de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), detalló en entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo cuáles serían las principales razones de dicha problemática, así como una alternativa de solución.

¿A qué podría deberse el incremento en accidentes de tránsito?

“Primero, deriva de la manera en que se incrementan las tasas de motorización, es decir, a mayor número de vehículos, por consecuencia existe mayor riesgo de choques o colisiones, y también de atropellados; si a eso le sumamos que muchas veces las calles, no solo de Pachuca, sino de Latinoamérica, no fueron pensadas para soportar los grandes volúmenes vehiculares, entonces tenemos un conflicto.

“Además, no se han tomado en cuenta muchas cosas; por ejemplo, en los setentas u ochentas los reglamentos de tránsito y muchas iniciativas eran buenas, pero de la década de los noventas y 2000 muchas cosas que se habían logrado de avance en cuestión de seguridad vial o legislación se hicieron a un lado o se les restó importancia, y nos fuimos por la ley del mínimo esfuerzo, y ahí están las consecuencias.”

Lo anterior, de acuerdo con el especialista, se suma a la falta de educación vial y de transporte en la ciudadanía, pues explicó que en muchos casos los peatones, automovilistas e incluso las autoridades desconocen el uso de la señalética vial, reglamentos de tránsito e incluso el manejo correcto de un vehículo.

“Falta mucha educación vial. Existen peatones que no tienen conciencia de lo que es manejar un coche, piensan que como ya se puso el rojo, automáticamente el coche se va a parar, pero el vehículo está sujeto a una serie de factores y leyes de la física que no se toman en cuenta, y si a eso le sumas el estado psicológico del peatón, del conductor, la edad, el sexo, salud, nutrición, clima, entre otras cosas, resulta más complejo.

“También está lo que yo denomino la neurona espejo, vemos que alguien hace algo y automáticamente todos lo repetimos, pero eso nos genera problemas porque la costumbre se vuelve ley y comenzamos a hacer muchas cosas que no debemos.”

Se dice que el peatón siempre tiene preferencia, entonces ¿en algún punto puede ser responsable del atropellamiento?

“Sí. Los códigos penales, por ejemplo, establecen que a través de ciertos metros de distancia del puente es tu responsabilidad, porque por eso está esa estructura para proteger tu vida; entonces, si yo como conductor sé que hay un puente, vengo confiado, pero si alguien se pasa no puedo hacer nada. El problema es que muchos de los puentes no son funcionales y por lo mismo las personas no los utilizan.”

Asimismo, el experto hizo hincapié en el papel que la velocidad desempeña en dichos hechos, toda vez que entre más incrementa ese factor, el riesgo también aumenta, pues la vista, el sentido más importante para la conducción de un vehículo, no reacciona de la misma manera.

Accidentes viales

¿Cuál sería la velocidad ideal para conducir en una zona poblada como el Área Metropolitana de Pachuca?

“Lo ideal sería entre 40 o 60 kilómetros por hora para evitar accidentes como los atropellamientos, porque también hay más peatones; además, arriba de 60 es más complicado controlar un vehículo porque las distancias de frenado se incrementan y muchas veces no hay espacio suficiente, pero aquí (Zona Metropolitana de Pachuca) existen velocidades hasta de 80 en bulevares como Colosio o el Felipe Ángeles.”

No obstante, determinar el límite de velocidad en una vialidad no debe realizarse bajo un criterio arbitrario y sin un previo estudio de la situación del lugar, explicó el profesor.

¿Qué se requiere hacer y quién debe hacerlo?

“Necesitamos no solo educación vial, sino también educación para el transporte, pero que involucre a todos, e implicaría desde saber cruzar las calles y conocer las señales viales, hasta entender las nuevas tecnologías en cuestión de trasporte y vialidad.

“Pero para hacerlo es importante que las autoridades asuman la seriedad del tema, porque si bien es cierto que las organizaciones civiles y la sociedad se organizan y trabajan, al final del día quien debe marcar la pauta es la autoridad, porque ese es su trabajo, ellos deben establecer los criterios y las regulaciones.”

El especialista enfatizó que la generación de mecanismos y políticas públicas debe estar sustentada en el análisis de la problemática real de una comunidad, pues muchas veces toman como modelo los creados en otros contextos.

“Hay que revisar, por ejemplo, el sustento jurídico y técnico de los reglamentos, porque muchas veces estos se construyen sin un previo análisis de las ciudades y son poco funcionales.

“Además, en México somos un país de modas, sesentas y setentas todo era francés, y últimamente creíamos que todo lo bueno era lo colombiano, y ahí tenemos el Tuzobús.

El problema es que son realidades de ellos, son sus fenómenos, y no necesariamente lo que funciona en esa ciudad funcionará para nosotros, por eso se necesitan estudios con personas que conozcan realmente del tema a nivel local.”

Por lo anterior, quien además es au tor de dos libros en la materia consideró que “falta mucho por hacer en educación para el transporte, en diseño geométrico de las avenidas, señalización, semaforización, etcétera”, pues aunque existen avances, los accidentes siguen siendo constantes.

“Cada vez que te subes al volante debes estar consciente de que llevas una máquina que se puede convertir en un arma, hasta para uno mismo, porque muchos mueren por la inconsciencia al conducir. Además, todos en algún momento somos peatones y por ello debemos trabajar desde nuestras trincheras.”

Accidentes viales

Tránsito, un reflejo del humor social: especialista

Comentarios