Acepta Duarte enfrentar justicia mexicana

157
DUARTE
La solicitud de extradición proviene de dos órdenes de aprehensión por parte de un juez de control de Xalapa

JOSÉ DAVID LÓPEZ / AGENCIA REFORMA
Guatemala

“Es una pena que perdamos el tiempo en estas babosadas”, dijo ayer el exgobernador de Veracruz Javier Duarte cuando se despidió de los fiscales guatemaltecos al término de la audiencia en la que aceptó ser extraditado a México.
“Acepto la extradición que el gobierno de la administración actual (de Veracruz), un gobierno fallido, por cierto, está haciéndome en torno a este caso”, refirió.
Vestido con una camisa a cuadros y una barba espesa, el exmandatario escuchó atento las acusaciones en su contra de la Fiscalía de Guatemala.
“Son vagas, infundadas e irrisorias”, declaró más tarde.
La solicitud de extradición proviene de dos órdenes de aprehensión por parte de un juez de control de Xalapa.
En la causa penal 56/2017 se instruyó la captura por abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal, peculado, tráfico de influencias y coalición en agravio del servicio público.
En tanto, en la causa 38/2017, la aprehensión fue girada por incumplimiento del deber legal y tráfico de influencias, según refieren informes entregados por la fiscalía de Veracruz a la PGR y la cancillería.
Al inicio de la audiencia, la defensa buscó que el caso fuera declarado bajo reserva, pero el tribunal rechazó la solicitud y estableció que la sesión se celebraría con la presencia de los medios.
El Ministerio Público guatemalteco leyó en primera instancia que Duarte utilizó un helicóptero, propiedad del estado de Veracruz para fugarse, con el consentimiento del gobernador interino Flavino Ríos.
Durante la lectura de su acusación, Duarte interrumpió en repetidas ocasiones a la fiscal Karina Bolaños hasta que fue amonestado por Saúl Álvarez, presidente del tribunal.
“Si usted considera necesario hacer una corrección, al final le daré la palabra para que corrija los nombres que nosotros los guatemaltecos, que no conocemos su lindo país, desconocemos”, intervino el juez.
El siguiente punto de la acusación fueron las siete transferencias bancarias realizadas para mover 220 millones de pesos, propiedad del estado, a cuentas de la Secretaría de Finanzas y Planeación de Veracruz.
“Cabe precisar que en los oficios mencionados se señala que dichas operaciones bancarias debían realizarse por instrucciones del gobierno de Veracruz, es decir, por Javier Duarte”, expuso la fiscal.
Esos dos señalamientos se unen al otro caso que se conoce en Guatemala y con el que también las autoridades pretenden extraditar al político.
Según la primera acusación, Duarte desvió por lo menos 35 millones de dólares de fondos públicos durante su administración y realizó contratos por 175 millones de dólares con al menos 34 empresas fantasma para su beneficio personal y familiar.
Mientras Duarte era escoltado por los guardias hasta el sótano del edificio de justicia para regresar a su celda, su defensor Carlos Velásquez declaró que desconocía si su cliente se opondría en el otro caso.
Esa decisión será conocida el 4 de julio en el tribunal quinto de sentencia penal. “No debemos adelantarnos”, repitió Duarte antes de irse.
La fiscalía solicitó al tribunal tercero de sentencia penal que ordene su extradición hasta que la otra judicatura resuelva el primer expediente. Mientras, deberá permanecer en prisión por orden judicial.
Hasta el momento, el exgobernador no ha recibido una llamada ni una visita familiar. Ha permanecido solo en una celda del cuartel militar donde está recluido desde que fue capturado el 14 de abril, según su abogado.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios