Acoso sexual callejero afecta libertad de mujeres: Las Morras

2006
morras
Marisol Armenta, Mireya Anierva y Melissa Amezcua, integrantes del colectivo

Afirmaron que el espacio público deber ser seguro para todas y que no debería existir la necesidad de recuperarlo

Pachuca

Cuatro mujeres, de entre 18 y 28 años, que radican en la Ciudad de México, grabaron un video por las calles del centro histórico de la metrópoli. En él, dos de ellas aparecen caminando mientras las otras las graban con una cámara oculta. En su tránsito reciben silbidos, frases de contenido sexual e insultos, incluso puede observarse a un hombre que se masturba detrás de ellas.
El colectivo Las Morras decidió elaborar esa grabación como evidencia del acoso sexual callejero que miles de mujeres sufren todos los días en la vía pública, explicaron el martes durante su visita a la biblioteca central Ricardo Garibay, en Pachuca.
Con la ponencia “Estrategias para desaprender el machismo” evidenciaron que el acoso sexual callejero es una realidad que las autoridades continúan sin atender, por ello ofrecieron recomendaciones para combatirlo.
Destacaron la importancia de crear redes de apoyo entre mujeres, así como la importancia de denunciar esos hechos ante las autoridades, como en redes sociales.
Afirmaron que el espacio público debe ser seguro para todas las personas y que no debería existir necesidad por parte de las mujeres para recuperarlo, puesto que les pertenece. El acoso sexual callejero limita la libertad de tránsito para quien lo sufre, pues solo puede ocupar un espacio en horarios determinados.
En cuanto al machismo, aseveraron que las mujeres pueden combatirlo evitando juzgar a otras por su comportamiento o forma de vestir, así como fomentando la unidad. Agregaron que los hombres pueden comenzar por desechar la idea de que el cuerpo femenino les pertenece, pues dicha premisa lleva al maltrato y al feminicidio, con afirmaciones como: “la maté porque era mía”.
Enfatizaron que el acoso sexual callejero se distingue porque incomoda o avergüenza, y no está justificado bajo ninguna circunstancia, como la forma de vestir de las mujeres o la hora en la que utilizan los espacios.
Finalmente, invitaron al público a platicar de ese tema con sus familias y círculos sociales, con el objetivo de que el acoso comience a mirarse como tal y no como un supuesto halago, pues afecta la libertad de las mujeres.

Dato

El video está disponible en Youtube. Posterior a su publicación, recibieron vía Internet fotos de personas descuartizadas y amenazas de muerte

Comentarios