Hoy en día, los medios de comunicación han introducido a nuestra vida cotidiana las palabras “acoso” y “hostigamiento”, pero, ¿conocemos la diferencia entre ellas? La realidad es que no, y esta situación favorece a que las denuncias y el actuar no se realicen de la mejor manera.

Antes de establecer las divergencias, es importante resaltar que el acoso y el hostigamiento son manifestaciones de violencia sexual, que implican un ejercicio de poder persistente con la intención de dañar a un “subordinado”. Las diferencias radican en el ejercicio de poder que existe particularmente en el hostigamiento, trayendo a las víctimas consecuencias directas; mientras que para el acoso, las consecuencias en la víctima son efectos colaterales de recibir esa conducta, la cual puede verse normalizada.

Un estudio realizado con profesores y alumnos de una institución pública de educación superior evidenció en sus resultados que las personas presentan dificultades para ubicar las diferencias entre las palabras acoso y hostigamiento. De forma interesante, los participantes asocian al acoso con palabras como “malo”, “implica insinuaciones”, “tocamientos”, “violencia”, “no distingue género”, “provoca inseguridad”; así mismo, se observó que el hostigamiento es un acto de violencia que “incomoda”, con “miradas que molestan” y que “causa miedo”.

Los resultados arrojados por el estudio, permitieron concluir, por un lado, que se debe considerar una campaña que enseñe a la población universitaria a establecer diferencias entre los dos conceptos; y por el otro, que ese conocimiento favorezca las denuncias y su correspondiente atención; y sea fomentado así el desarrollo de un protocolo de acción y denuncia contra el acoso y hostigamiento sexual dentro de las instituciones de educación superior, que no solo contemple las diferencias entre los conceptos discutidos aquí, sino que defina las rutas a seguir ante la presencia de una denuncia; de ese modo tanto autoridades, como estudiantes tendrán el mismo conocimiento del estado actual de las problemáticas, y podrán generar acciones contundentes para erradicarlas.

Comentarios