El Internet ha venido a revolucionar muchas actividades a nuestro alrededor. Ahora muchas personas accedemos a los diferentes medios de comunicación tradicionales como es la prensa, radio, televisión e incluso el cine a través de dispositivos móviles conectados a la red de redes.

También estamos cada día más familiarizados con el Internet de las cosas, es decir, que algunos aparatos que usamos cotidianamente tengan acceso a Internet, como los automóviles, diversos electrodomésticos, cámaras fotográficas, el control de ciertos aditamentos de la casa como las luces, o las cámaras de videovigilancia, entre muchos otros equipos electrónicos que cada día se suman a nuestra cotidianidad.

Pero el Internet también ha revolucionado aspectos de orden colectivo y sobretodo de movimientos sociales. A través de diversas manifestaciones las personas se han activado y unido a diversos colectivos ideológicos, algunos incluso de tipo negativo como linchamientos que se han dado en diversas localidades del estado y del país; pero también importantes como la llamada Primavera Árabe o el movimiento estudiantil en México Yo soy 132, entre otros.

Normalmente son iniciados con una etiqueta conocida en este espacio virtual como hashtag por el uso del símbolo almohadilla (#), también conocida como numeral o gato. Esas etiquetas son usadas en las principales redes sociales de Internet como Twitter, Facebook e Instagram, y con su uso generan tendencias. Cuando esa etiqueta es reproducida continuamente por un alto número de usuarios comienza a ser más visible en esos medios digitales.

Esta práctica, como ya decíamos antes, ha tenido efectos importantes en ciertos movimientos políticos y sociales, sin embargo, también su uso se ha criticado a través de la idea de que el activismo de clicks, de pulgar arriba o de sofá no representan un movimiento real, pues las personas que lo practican no hacen nada más allá que apretar un botón desde su computadora.

Existen muchos movimientos en la actualidad promovidos desde esos espacios virtuales que son criticados por que no llevan a la práctica soluciones al problema. Por ejemplo, en el tema ecológico se han tenido varios incendios forestales en el mundo que han arrasado con grande hectáreas de flora y fauna importante, de los más conocidos fue el caso del Amazonas y en las últimas semanas el de Australia; así, muchas personas han compartido etiquetas repudiando esos hechos, o apoyando que se dé una pronta solución, pero ello no conlleva una solución real al problema.

Otro caso es común con el tema de personas que han desaparecido, dónde se comparten las fichas de búsqueda o las notas que se hacen al respecto, las cuales tienen la intención de que ubiquemos a dichas personas y reportemos si sabemos de su paradero, de tal forma que el objetivo de compartirlas tiene un buen fin, sin embargo, hay una sobresaturación de esas imágenes que reduce la posibilidad de tener en claro cada caso y darle un seguimiento puntual.

Compartir ciertas imágenes o usar etiquetas no está mal y es una práctica que podemos continuar haciendo, pues sobretodo visibiliza ciertas situaciones, problemas o circunstancias que es importante que conozcamos como sociedad. Pero muchas veces será importante que cuestionemos el valor real de esos actos y su efecto en lo político y social. Habrá algunos casos dónde las acciones deberán ser más activas, más presentes en el plano físico que en el virtual.

Lo que sí es claro, es que al ser un medio inmediato y de comunicación bidireccional, la presentación de mensajes es más rápida y en muchas ocasiones mucho más efectiva. Por lo que transmitir un mensaje o hacerlo llegar a quien corresponde de una manera más directa y en un tiempo mínimo es un aspecto que le da a esta virtualidad un plus para su uso en movimientos sociales y políticos.

Lo importante es que seamos conscientes del efecto real de un mensaje virtual, así como de la necesidad de actuar y participar en movimientos ciudadanos para un cambio importante en nuestro alrededor. ¡Feliz año 2020! Que sea un año en el que logremos rectificar nuestras acciones colectivas por un mundo mejor.

[email protected]

Comentarios