Pasados 365 días de la declaratoria a
patrimonio mundial de la humanidad
del Acueducto del Padre Tembleque
los resultados apenas van notándose,
pero es una tarea que aún está en
pleno inicio

 

 

 

 

Hace un año, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) otorgó la denominación de patrimonio mundial de la humanidad al Acueducto del Padre Tembleque que, definido por el patronato del mismo nombre, es un complejo hidráulico y arquitectónico del siglo XVI ubicado en el altiplano mexicano.

La obra serpentea a lo largo los municipios: Zempoala en Hidalgo, y Axapusco, Nopaltepec y Otumba, en el Estado de México.

La denominación de ese lugar histórico incluye diversas disposiciones plasmadas en un plan de manejo todas ellas encaminadas a la preservación, delimitación y restauración del monumento.

El acueducto, de 48 kilómetros de longitud, tiene más de 450 años y la denominación tardó 14 para ser obtenida; en 2012 hicieron la postulación y en 2013 enviaron el expediente técnico que incluye toda la riqueza de la construcción a la UNESCO.

La declaratoria fue dada por unanimidad por más de 160 naciones en Bonn, Alemania.
En ese contexto y pasados 365 días, los resultados de lo que se ha implementado basándose en el plan de manejo del complejo hidráulico del Acueducto del Padre Tembleque apenas van notándose, pero es una tarea que aún está en pleno inicio.

Parece ser que voluntades políticas frenan el proyecto e impiden que tanto la comisión interinstitucional de seguimiento del plan de manejo como el patronato del acueducto puedan ponerlo en marcha, y es que ambas partes esperan la entrada del nuevo gobernador del estado y los alcaldes de los municipios en la entidad para avanzar con las disposiciones.

acueducto

Y ahora, a conservarlo

Guillermina Guadalupe Acosta, presidenta del Patronato Acueducto Tembleque AC, explica la complejidad que implica conservar esa obra.

Hay varios ejes que destacan, todos ellos mencionados en un expediente técnico que le valió el nombramiento de la UNESCO, que se deben de cuidar y en algunos casos rescatar si se quiere conservar tal nombramiento.

Pero para el patronato otra cosa que requiere de cuidados, además del acueducto, es el manto acuífero de Tecajete, que es donde empieza la distribución del agua, debido a factores como ser una obra hecha por indígenas del pueblo y que comunica una idea del cuidado y transporte del agua para el bien común de la zona.

El acueducto tiene necesidades, no problemas; la preservación ya es un trabajo interinstitucional y multidisciplinario, ahorita lo que ha hecho el patronato es cuidar no solo el acueducto sino también poner los ojos a este manto acuífero cuyo nivel freático es de metro y medio. Si se quiere que vuelva a la vida todo el complejo, debemos ver hacia el manto.

Con recursos destinados de la comisión de cultura de la Cámara de Diputados, el patronato ha empezado a rescatar zonas del acueducto, la última restauración comprendió el aljibe de Otumba, el cual estaba lleno de basura.

“Ahorita lo estamos bruñendo, empezamos a desazolvar y llegamos a dos arquitos que los lugareños no sabían por qué existían; claro, todo esto con los permisos del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia). El acueducto ya está restaurado”, aunque hay problemas de mantenimiento, que pueden ser resueltos si cada quien se hace responsable de su parte.

Por su parte, el delegado del INAH en Hidalgo Juan Arias Orozco coincidió en que aún falta por restaurar una parte del acueducto.

acueducto

Todavía en la arquería mayor hay que hacer intervenciones serias, hay fracturas que se ven desde la parte de abajo que tienen más de 10 centímetros de grosor, ahí especialistas de la UNAM hicieron las propuestas de intervención. Todavía falta arreglar el área de los apantles que conectan Los Manantiales con la arquería mayor, hay la intención de limpiar y en muchos casos lograr la rehabilitación de estos.

Los recursos obtenidos por el patronato desde la comisión de cultura de la Cámara de Diputados federal han sido utilizados a lo largo de seis años.

“Hemos empezado a trabajar en 2010; en 2011 yo reporto a Patrimonio, vienen en 2012 y se dan cuenta obviamente que estamos trabajando. La primera partida fue de 3 millones de pesos, la segunda por 6, la tercera de 5 y medio millones y una de 10 millones.”

Dichos recursos se han utilizado en zonas a lo largo de los 48 kilómetros, pero esto es constante y debe de incluir no solo la voluntad del patronato o de la comisión interinstitucional, sino también de los gobiernos en los tres niveles y de la sociedad en general.

¿Cómo hacemos para que vayamos despertando en los demás la capacidad de asombro, el sentido de pertenencia y la vocación que tiene desde el siglo XVI el acueducto? No distraernos con los problemas de relaciones humanas que a veces se tienen, nosotros no queremos amarradores de navajas. Lo que tenemos que demostrar es cómo nos coordinamos, cómo este monumento está ahora en Hidalgo y el Estado de México. Yo creo que ahorita no es el patronato ni la comisión, sino el monumento, tenemos que aplicarnos a los criterios de UNESCO. ¿Qué necesita el pueblo y el gobierno? Pues conocer el monumento, no puedes amar y respetar algo que no conoces, entonces lo que tenemos que decir en síntesis es: ‘fray Francisco en el siglo XVI encontró un acuífero, vio todo el potencial e hizo esta obra y compartió con los indígenas en un gesto de hermandad.

 

Glifos de la arquería mayor

  • Gerardo Bravo Vargas,
    originario de Tepeyahualco, miembro de la comisión y colaborador del INAH, explica que además de la majestuosidad y construcción del monumento se encontraron unos glifos principalmente en la parte
    de la arquería mayor

tembleque

Una comisión de resguardo

Cesar Aldama Muciño, director de turismo cultural de la Secretaría de Turismo y Cultura Hidalgo y miembro de la comisión interinstitucional de seguimiento del plan de manejo del complejo hidráulico del Acueducto del Padre Tembleque, explicó cuál es la función de dicha comisión y los retos que enfrenta.

El mandato emanado de la convención de Bonn, Alemania, fue que se transformara la comisión interinstitucional para la denominación del Acueducto del Padre Tembleque como patrimonio de la humanidad en lo que ahora es; ahora esta comisión trabaja por involucrar a los municipios que son la máxima autoridad en el territorio donde se encuentra el acueducto.

Dichos municipios según Raúl Guerrero, quien también forma para de la comisión,

deben de hacerse cargo de lo que les corresponde en seguridad para las personas y el lugar; delimitación de territorio y el no permitir construcciones que alteren lo visual, al momento no ha habido acercamiento de las industrias hotelera y restaurantera, debido a que la comisión se encuentra trabajando, entre otras cosas en la normatividad, basándose en la Ley Nacional de Protección de monumentos

Los ayuntamientos ya están involucrados en el planteamiento, aunque nuevamente, la comisión coincide con el patronato en que el cambio de gobiernos estatal y municipal, retrasaría nuevamente el plan de manejo, en lo que respecta a proyectos, y el establecimiento de los lineamientos.

El problema mayor es la seguridad, sobre todo en la zona de la arquería mayor, esperamos que los nuevos presidentes municipales tengan la disposición de contratar personal que nos pueda ayudar a tener una vigilancia más constante. También nos dimos cuenta que se están estableciendo toldos con venta de alimentos y bebidas a un lado del acueducto, lo tenemos que ir regularizando y ordenando.

La comisión se dividió en tres subcomisiones que han dejado en la mesa de los mandatarios salientes el compromiso y la continuidad del plan de manejo con todos los proyectos destinados no solo a la preservación del Acueducto del Padre Tembleque, sino también al desarrollo de las localidades cercanas a la obra arquitectónica.

Plan de manejo

De acuerdo con la comisión, el plan de manejo es lo más importante ya que habla de cómo se va a conservar, delimitar y restaurar el acueducto y es un requisito indispensable que la UNESCO solicita.
Raúl Guerrero expuso que la UNESCO pide un plan de manejo y gestión, que es necesario porque hay lugares que han tenido la denominación pero no declaraban un compromiso con el cuidado.
El documento que, según la comisión es susceptible a modificaciones, estipula que debe seguir habiendo investigación y trabajo por parte de las autoridades para cuidar y preservar el complejo hidráulico, así también las reglas y reservas con las que se debe cuidar.
Aborda varios lineamientos sobre las posibilidades de preservación del valor universal excepcional que hizo que fuera incluido en la lista, ya que el expediente técnico comprobó que no había un sitio igual en el mundo, lo que permitió que el acueducto entrara también en diversos criterios de la UNESCO como el “canal patrimonial”, siendo el primero en Latinoamérica y el segundo en el mundo.
Basados en estos puntos, los miembros de la comisión interinstitucional y el patronato buscan como meta que el acueducto funcione de nuevo, por completo, llevando agua desde los manantiales del cerro de Tecajete, hasta el municipio de Otumba, en el Estado de México.
Dentro de los compromisos también se encuentra preservar el paisaje visual.

Si se construyera algo que tapara el acueducto o algo que alterara el paisaje, naturalmente estaríamos violando el manejo

, apuntan los miembros de la comisión.

El manejo del turismo cambiaría también

Raúl Guerrero refirió que como se trata de un turismo más consiente, que visita un patrimonio mundial de la UNESCO, es un turismo cultural.
Lo último en lo que se ha trabajado como parte del plan de manejo es un proyecto de vías verdes.
Otro de los planes que se tienen es incluir en los programas de educación el acueducto a manera de cultura turística, además de generar una mejor situación económica en las comunidades que lo rodean.
Todos los trabajos van enfocados en la reconversión económica de las zonas, pues la derrama económica tiene que caer en las comunidades, “tenemos que empoderarlas”.
Lo siguiente es que los nuevos gobiernos estatal y locales consideren como prioridad continuar con lo proyectado en el plan de manejo, de tal manera que el acueducto conserve no solo la denominación como patrimonio mundial de la humanidad, sino la riqueza arquitectónica y mundial que por sí mismo posee; entonces, ¿de quién depende que el Acueducto del Padre Tembleque sea una tumba o un tesoro?

Son muestras de que los constructores no habían sido despojados de su religión, creían en Quetzalcóatl, en Tláloc y la mayor parte de los símbolos que vemos están relacionados con deidades de la guerra, del pulque, de la fertilidad, del agua, todos los elementos que ellos creían que le daban sentido a algo. Se pensaba que solo había en tres arquerías este tipo de símbolos, se han descubierto en Tecajete, en Los Arcos y en la arquería mayor en Tepeyahualco, a través de la investigación logramos ver que en todo el complejo prácticamente existen símbolos, incluso en todas las fuentes que estaban a cielo abierto

Subcomisión técnica

 

Formada por los tres niveles
de gobierno y la sociedad civil. La punta de lanza es la dirección general de sitios y monumentos de la ahora Secretaría de Cultura, la coordinación nacional de monumentos históricos del INAH,
la dirección de patrimonio mundial
de la dependencia, los dos gobiernos estatales (Hidalgo y Estado de México) y los municipios. A su cargo estará todo lo relacionado con restauración y obras que tendrá el acueducto, los fondos que lleguen pasarán por la subcomisión de tal suerte que los destinen conforme a las prioridades del acueducto

Seguridad

El peso de la comisión recae más en los gobiernos municipal y estatal. Están incluidos los vigías del patrimonio y se tiene que crear una normatividad por parte del INAH

Difusión

Busca promover el acueducto a través de congresos y conferencias, entre otros, además de la vinculación con dependencias como la Secretaría de Educación Pública

S. INTRO JORGE ALLEC

  • Tiene dos
    áreas de protección: zona núcleo y hay otra zona de amortiguamiento
  • De 1997 a 2003
    se incluyó al acueducto a la lista indicativa por iniciativa del presbítero Ángel Cerda Córcoles
  • La zona núcleo
    son siete y medio metros de cada lado, en sus límites se localizan todos los elementos del acueducto
  • La zona
    de amortiguamiento contiene los elementos desde el punto de vista paisajístico, urbano y arquitectónico, en él se incluye el paisaje magueyero
  • Tiene seis
    puentes o arquerías en hacienda del Tecajete, hacienda de Arcos, el Arco de Acelotla, La Arquería Monumental (cuya altura total es de 38.75 metros), el arquito del Paraje de San Pedro y el arquito del Paraje de San Marcos
  • La conducción
    de 48 kilómetros está formada por un apantle o caño de piedra punteada con tezontle, cal y mucílago de nopal. Tiene cajas de agua y areneros que funcionaban como filtros y sifones
  • Son 48
    kilómetros de longitud que corren por Zempoala, Tepeapulco, una parte de Tlanalapa, Nopaltepec en el Estado de México, Axapusco y Otumba

tembleque

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios