Ciudad de México.- El presidente de Estados Unidos Donald Trump acusó ayer a su antecesor Barack Obama de intervenir su teléfono durante la pasada campaña, lo que comparó con el caso Watergate, que acabó con la presidencia de Richard Nixon en 1974.
Aún sin aportar dato alguno, en una serie de tuits que publicó a primera hora de la mañana de ayer, Trump califica a Obama de “malo” o “enfermo” por haber grabado sus conversaciones desde sus oficinas en la torre de Nueva York que lleva su nombre.
“Que bajo cayó el presidente Obama al pinchar mis teléfonos durante el sagrado proceso electoral. Esto es Nixon/Watergate”, escribió Trump en la red social.
Para el actual mandatario se trata de un caso de macartismo, en clara referencia a la cacería de brujas de ese senador ultraderechista estadunidense Joseph McCarthy durante la década de 1950.
Trump también afirma que la primera reunión del polémico fiscal general del Estado Jeff Sessions con la embajada rusa se produjo durante el gobierno de Obama.
En sus tuits sostiene que el embajador ruso con el que se entrevistó Sessions, dato que éste ocultó al Senado en su audiencia previa a ser nombrado fiscal general, fue a la Casa Blanca durante el mandato de Obama hasta 22 veces.

Dato

Para el actual mandatario se trata de un caso de macartismo en clara referencia a la cacería de brujas de ese senador ultraderechista estadunidense durante la década de 1950

Comentarios