Adam Johnson, nuevo Profesor Honorario Visitante

248
Adam Johnson,FUL,UAEH

Pachuca.- “Cuando el cambio climático reorganice el mundo, se perderá el estado de Florida; 20 millones de estadunidenses tendrán que desplazarse. Quiero animar a las personas a involucrarse para contar las historias de otros y prepararnos para los retos en el futuro, como serán los escasos recursos”, expresó Adam Johnson, quien fue distinguido como Profesor Honorario Visitante Internacional por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) en una ceremonia de investidura llevada a cabo en el marco de la Feria Universitaria del Libro (FUL) 2018.

En el salón Ingeniero Baltasar Muñoz Lumbier del centro cultural universitario (CCU) La Garza, el prestigioso novelista destacó que encuentra la inspiración en estudiantes como los de la máxima casa de estudios de la entidad, quienes están decidiendo su viaje y siguen hacia adelante, “así es como deben estar toda su vida, y eso se está dando en esta universidad”.

Durante la conferencia magistral “Imaginando Corea del Norte”, impartida previo a la investidura, el doctor en inglés por la Universidad de Florida platicó de su libro El huérfano, que le valió el Premio Pulitzer en 2013, al ser la única novela de ese país asiático que, en un contexto de totalitarismo, cuenta un cúmulo de historias reales y humanas.

Relató que en su viaje a esa nación, observó que las publicaciones norcoreanas reflejaban una realidad: un líder glorioso y millones de personajes secundarios, que solo sirven para apoyar al gran dirigente, que después ayudará a todo mundo. En las provincias, la supervivencia se basa en cumplir su rol en la vida. Así, los norcoreanos tenían que escoger entre sobrevivir o morir.

Explicó que un norcoreano huérfano que se fue de su país natal le contó pasajes importantes de su vida, que se unieron a la historia de muchas otras personas, en un hecho insólito, pues “ellos no dan a conocer sus historias, porque revelar sus pensamientos íntimos es peligroso; fueron entrenados toda su vida para no expresarse”, detalló el autor de El huérfano.

“Cuando me iba a ir, me cayó el 20 de que yo me podía ir a Norteamérica, donde nuestras libertades son grandes, pero ellos, los norcoreanos, no se pueden ir. El Estado transfiere el terror a través de la familia, y es un método muy efectivo para controlar a las personas, porque la forma que tiene el régimen de castigar a quienes se van, es castigar a los que se quedan”, narró el profesor asociado en la Universidad de Stanford.

“La novela es escrita por alguien que es libre, ellos no lo son, y no tienen libros que sean el espejo de la sociedad, que cuestionen el sistema”, reflexionó el galardonado con el Premio Nacional del Libro de Ficción 2015, por su colección de cuentos Future smiles.

Es por ello que la obra de Adam Johnson “es un llamado a la memoria y atención sobre las circunstancias de la actualidad en todos los niveles sociales y políticos”, mencionó el rector de la UAEH Adolfo Pontigo Loyola, quien resaltó que su presencia en la máxima casa de estudios de la entidad será de la mayor relevancia.

“Su esfuerzo, solidaridad y dedicación le han llevado a los lugares más prestigiosos de la narración y su nombre quedará para siempre escrito en el anecdotario de la UAEH”, afirmó.

Johnson es muestra de que el arte siempre se acompaña de investigación, puntualizó la directora del IA Erika Villanueva Concha.

El escritor también impartió el taller “Contando historias problemáticas” en el pabellón internacional Margarita Michelena del poliforum Carlos Martínez Balmori, donde expuso los atributos generales de un trama narrativo, además de algunos retos, como la necesidad de decir la historia y el miedo de hacerlo.

De acuerdo con el novelista, las historias pueden enfrentar diversas problemáticas, como la falta de cambio, el descubrimiento o entendimiento de los personajes, que muchas veces pueden parecer “menos emocionales” que al inicio de la narración. Los escritores también pueden encontrarse con la dificultad de mantener la modalidad dramática, indicó.

De esa forma, expuso tres diferentes casos: el primero lo denominó “trauma subterráneo”, que se refiere a la dificultad de enfrentar la historia. “Esta es la historia
de alguien que ha desactivado sus emociones y se ha desconectado de la fuente del dolor; a menudo contada a partir de la tercera persona y en tiempo pasado, esta es la historia de alguien que parece normal, aunque algo atrofiado, pero que debe enfrentar el pasado para superar un desafío en el presente”, mencionó.

El segundo caso se refiere a la amnesia, al no poder enfrentar la historia. “Aquí, el narrador no puede dar ninguna indicación de que haya sufrido un trauma, y en ejemplos extremos, el narrador puede que ni siquiera se dé cuenta de ello. Como consecuencia, solo se cuenta una parte de la historia, y el lector se da cuenta de que no se tiene un narrador en primera persona que entregue una versión creíble o completa de los eventos”. Ejemplos de ello son las novelas El Sol también se levanta de Ernest Hemingway y Postales de Annie Proulx.

El tercer caso es el de “presente sin final”, donde los autores no pueden terminar el trama de sus historias. “Tienden a reflejarse a sí mismos en primera persona, a menudo en tiempo presente, en estructuras muy fragmentadas. En todas partes donde el narrador mira, el trauma está ahí y, con suerte, se trata de contar y así revivir la historia. El narrador puede pasar a una etapa de creación de significado”, explicó el escritor.

¿Quién es?

  • Es un novelista estadunidense
  • Ganó el Premio Pulitzer en 2013
  • Fue galardonado con el Premio Nacional del Libro de Ficción 2015

Comentarios