Ana Sofía Martínez Aguilar, Karen Itzel Rivera Rodríguez, Daniela Fernanda Pacheco Miramontes

Las colillas de cigarro se han convertido en uno de los contaminantes con mayor impacto en el agua y en el ambiente, ya que una sola colilla puede contaminar hasta 50 litros de agua potable y 10 litros de agua de mar (Ocean Conservancy, 2015). También son unas de las principales causas de incendios forestales e inundaciones en las ciudades. Aparte de esto, los animales las ingieren confundiéndolas con comida, intoxicandose y muriendo más rápido. Con base en esta problemática, surge el proyecto nacional Adiós Colillas.

Es un proyecto scout de carácter ambientalista que tiene como objetivo promover y hacer conciencia de la preservación y conservación del medio ambiente y de las especies, reduciendo el impacto ambiental que generan las colillas de cigarro en él. En este proyecto trabajamos con 6 de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030, también conocidos por sus siglas ODS, los cuales son: 3 salud y bienestar, 6 agua limpia y saneamiento, 12 producción y consumo responsables, 13 acción por el clima, 14 vida submarina y 17 alianzas para lograr los objetivos.

Con presencia en el Estado de Hidalgo, realizaremos recolecciones de colillas en las zonas más transitadas de algunas ciudades del estado, entre ellas, Pachuca de Soto, Tula de Allende y Tulancingo. Una vez recolectadas, debemos someter las colillas a baño María durante una hora a fuego alto. Posteriormente mezclaremos partes iguales de colillas junto con el micelio de un hongo llamado pleurotus ostreatus y las almacenaremos en frascos de vidrio. A la tapa de este frasco, se le tendrá que hacer un agujero y se le pondrá un pedazo de cinta micropore para que el hongo pueda respirar. Estos frascos se deben resguardar en una caja, en un lugar seco y oscuro durante dos meses. El tiempo de limpieza de dos meses nos permitirá obtener una limpieza de las colillas al 100%.

El hongo pleurotus ostreatus es un hongo comestible conocido popularmente como seta ostra. Es muy explotado comercialmente debido a sus excelentes propiedades y amplios usos culinarios, destacando por su agradable textura y distinguido sabor. Entre sus características y ventajas de cultivo se encuentran las siguientes: para su desarrollo utiliza restantes de madera, conchas, fibras y subproductos de cereales; crece rápidamente con un excelente nivel de producción; se libera con facilidad, sin demanda de mucha energía, de organismos contaminantes u otras especies competidoras; sus residuos son muy aprovechables para la obtención de otros productos como por ejemplo el papel; la durabilidad del hongo posterior a ser cosechado es mayor que la mayoría de los demás debido a las particularidades de consistencia que posee.

En Adiós Colillas usamos el micelio del hongo, que puede ser considerado como la raíz de la seta. Son redes finas y generalmente blanquecinas fruto de la germinación de dos o más esporas de la especie que queremos cultivar. Pasados los dos meses en las que las colillas estuvieron en contacto con el hongo, obtendremos una pasta llamada celulosa. Para crear una masa moldeable debemos triturar las colillas junto con un poco de agua. Posterior a este procedimiento, podremos moldear la masa y crearemos la forma de una maceta, dejándola secar durante 24 horas. El tiempo de vida de la maceta es de seis a 10 meses, después de este tiempo, se puede enterrar directamente al suelo y le servirá como abono.


Debido a la pandemia, nos encontramos en una fase de concientización y difusión, en la cual hemos subido material digital a nuestras redes sociales sobre el daño ambiental y social que generan las colillas. Te invitamos a formar parte de este cambio. Si algún familiar, amigo o conocido tuyo fuma, pídele que guarde sus colillas en botellas de PET y nos las puedes dar al terminar la pandemia. No olvides seguirnos en nuestras redes sociales: Instagram: @adioscolillashgo Facebook: Adiós Colillas Hidalgo

De interés

Comentarios