Adrián Justus y el arte de amar la música

508
arte

El sábado pasado impartió una clase magistral a estudiantes del Instituto de Artes de la UAEH

Pachuca

Previo a abrir la temporada de conciertos de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (OSUAEH), el aclamado violinista Adrián Justus platicó con este diario sobre el inicio de su pasión por la música, además el sábado pasado impartió una clase magistral en el Instituto de Artes.

“Más o menos sé dónde empecé pero no sé dónde voy a terminar, es una búsqueda, cada día uno tiene la meta de superarse técnicamente y musicalmente. Yo empecé a los seis años a decir que quería tocar música, creo a los siete mi papá me vio y fue como ‘a ver, ya para que te calles te voy a dar un violín’; otra técnica que usó él fue para no pelearme con mi hermano, nos ponía música clásica, con eso me relajaba.”

Su padre, además, les preguntaba qué tema era el que escuchaban y quién era el compositor de dicha pieza, lo que, en palabras del violinista, sirvió para encausar un deseo, el de ser músico.
Más adelante realizó sus estudios en la Escuela Eastman de Rochester con Zvi Zeitlin. Tomó cursos de perfeccionamiento con Glezarova y Anna Roznovsky en Tel Aviv. Fue uno de los cuatro violinistas participantes en el programa de ejecutantes Pinchas Zukerman en la Escuela de Música de Manhattan, donde trabajó con el propio Zukerman y con Patinka Kopec.

“Estudié también con el maestro Álvarez (Eduardo), quien fue director de esta orquesta, él me trajo en 2015 y le tengo un respeto enorme, estuve también en Europa, China y en Israel acabo de tocar.”
Fue a los 14 años cuando por primera vez pisó el escenario con un orquesta en Japón, “eso fue realmente lo que me hizo decir que sí en una cultura tan distinta donde se hablaba muy poco inglés la música tenía un lenguaje universal y entonces había algo ahí que era muy enriquecedor.”
Para Justus, en México el talento, sobre todo en las artes y en la música, sobra; aunque él quisiera poner algo de su parte para en algún momento iniciar una escuela de cuerdas, “eso es lo que voy a hacer por mi país”.

El Instituto de Artes de la UAEH abrió las puertas de su auditorio en donde Adrián Justus dio una clase magistral a estudiantes de ese plantel en la que resolvió cuestionamientos del alumnado sobre el violín y dio consejos para su formación académica.

“Ir a otras ciudades, a donde se pueda escuchar todo tipo de estilos, en la Ciudad de México que está muy cerca de aquí, a veces vienen orquestas que sí vale la pena escuchar, los solistas y directores, ver en Youtube y hacer preguntas, y que me contacten, si yo les puedo ayudar en algo será muy bueno.”

Adrián Justus ha tocado en el Carnegie Hall, Nueva York; Tokyo’s Suntory Hall; en el Tel Aviv Museum of Art, en el Prage Castle Spanish Hall; así como también en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de Mexico.
El violín que lo acompaña en todas sus actuaciones es un Stradivarius de 1718 otorgado en préstamo por la fundación cultural Juvi.
Sus discos incluyen el Concierto de Sibelius con la Orquesta Filarmónica de Londres y sobresale sus discos compactos Tapestry con música de cámara contemporánea y otro con violín y piano grabado en vivo.

El intérprete es el que hace a su público, porque si se es un buen artista y se tiene algo que decir, seguramente tendrás la posibilidad de tocar en los grandes escenarios
del mundo”

Comentarios