Advierte exrelator caso ‘envenenado’

76
envenenado

 

Gabriela Sotomayor / Agencia Reforma
Suiza
La investigación sobre el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala está “envenenada” por los testimonios obtenidos bajo tortura, advirtió Juan Méndez.
En entrevista, el exrelator de la ONU sobre tortura, refirió que la investigación realizada por la oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) es, en cambio, “muy detallada, concreta y hecha con gran rigor”.
“Durante mi mandato supimos de algunos de los casos de tortura. Yo incluso me dirigí al gobierno de México por el caso Ayotzinapa, no solo para que se investigara más a fondo la desaparición de los estudiantes, sino también por los casos de las alegaciones de tortura de los supuestamente implicados’’, apuntó.
De acuerdo con el informe de la ONU-DH, que el gobierno pretende desacreditar, el uso de la tortura empaña todo el proceso.
“Esto significa que el gobierno no puede utilizar información obtenida bajo tortura contra nadie que haya hecho declaraciones o confesiones “, afirmó el jurista argentino.
No solo las confesiones mismas se invalidan, remarcó, también cualquier otra prueba derivada de la tortura.
Incluso consideró que la evidencia que se encontró en el río San Juan también debería ser invalidada si el testigo fue víctima de tortura.
Debido a esa práctica, indicó, no se puede saber qué parte de la reconstrucción de los hechos es correcta y cual no.
El caso, deploró, podría caer en el limbo de la impunidad.
“El apuro por demostrar resultados produce esas cosas. La prisa provoca resultados dirigidos para inculpar algunos, pero también para proteger a otros”, reprochó.

Comentarios