Agencia Reforma / Nueva York.- El exsecretario de Joaquín el Chapo Guzmán aseguró que el narcotraficante pagó al expresidente de México Enrique Peña Nieto 100 millones de dólares en sobornos.

De acuerdo con Alex Cifuentes, que trabajó para el Chapo entre 2007 y 2013, Guzmán Loera entregó esa cantidad a Peña Nieto cuando este era presidente.

El envío de dinero lo hizo una mujer llamada Comadre María en Ciudad de México, puntualizó.

Él comenzó a mencionar por primera vez los supuestos sobornos cuando comenzó a cooperar con las autoridades de Estados Unidos (EU) en 2016.

Testificó que en 2016 le explicó a funcionarios del gobierno estadunidense más de una vez que ese pago ocurrió.

Dijo que Guzmán era quien se lo había explicado. Sin embargo, en otra sesión del interrogatorio, en 2018, Cifuentes mencionó que no tenía tan claras cuáles habían sido las cifras.

El portavoz de Peña Nieto, Eduardo Sánchez, ya negó en noviembre que el antiguo mandatario hubiera aceptado sobornos por parte del líder del cártel de Sinaloa, después de que la defensa del Chapo hubiera lanzado dicha acusación.

“¿El señor Guzmán pagó un soborno de 100 millones de dólares al presidente Peña Nieto?”, preguntó el abogado Jeffrey Lichtman al testigo, que se limitó a dar un sí como respuesta durante el juicio contra el narcotraficante.

Cifuentes también declaró que Guzmán le explicó que Peña Nieto había contactado al narcotraficante mexicano.

El abogado de Guzmán, Jeffrey Lichtman, le preguntó si el mensaje que le mandaba el expresidente a Guzmán era que ya no necesitaba esconderse más.

“Sí”, dijo Cifuentes. “Eso mismo es lo que me dijo Joaquín”.

Lichtman entonces le preguntó que si lo que quería el gobierno mexicano era dinero por parte del Chapo.

“Trabajar con él, sí”, respondió Cifuentes.

“Cuando dice trabajar, ¿quiere decir que Guzmán paga y Enrique Peña Nieto le permite seguir trabajando?”, preguntó Lichtman.

“Me imagino que sí”, refirió Cifuentes.

Durante el inicio del juicio contra Guzmán Loera, el 14 de noviembre, Lichtman ya acusó a Peña Nieto y al anterior mandatario mexicano Felipe Calderón (2006-2012) de recibir sobornos del narcotraficante Ismael el Mayo Zambada García, socio del Chapo; acusaciones que ambos negaron.

Tras aquella declaración el abogado defensor fue amonestado por el juez del caso Brian Cogan, quien le recriminó haber lanzado acusaciones sin pruebas.

Cogan también prohibió durante el interrogatorio de Jesús el Rey Zambada, hermano del Mayo, que se le cuestionara sobre los supuestos pagos a los exmandatarios.

Comentarios