Resolver o intentar resolver con la fuerza pública los conflictos sociales como el que se vive por el transporte público desde hace varias semanas en la colonia Parque de Poblamiento de Huejutla ni hoy, ni nunca, ha sido recomendable.

Ayer, las fuerzas estatales y municipales arremetieron contra los ciudadanos que llevan días esperando que alguien de Pachuca les escuche.

Porqué toman esa decisión aquellos que entienden que si alguien se empoderó con su voto fue la sociedad que tiene reclamos justos. Por eso. ¡Aguas! No sea que la fuerza bruta usada, sustituyendo a la inteligencia, vaya a desencadenar algo terrible. Terrible para esta sociedad Huasteca que apenas está dejando atrás la mala fama ganada con los Ahorcados del Kiosco, justamente cuando Omar Fayad era procurador de Justicia.

Si aquella negra experiencia no dejó nada en la conciencia del hoy gobernador, y por otro lado, los golpes y gases irritantes enfurecen a la sociedad que cree en lo que lucha, no descartaremos que el conflicto alcance niveles nunca vistos. Una sociedad empoderada, un gobierno rebasado en autoridad, (y votos) nos puede llevar a ver renacer la Huasteca bronca que nadie desea.

Preocupa que actores de hace muchos años sigan influyendo negativamente para que los conflictos sociales, por algo tan simple, como el transporte nos lleve de nuevo a la fama nacional e internacional solo por conveniencia maquiavélica de algunos con poder. ¡De esos que ya no debieran estar!

Aguas...

Comentarios