Hidalgo bajó su ritmo de crecimiento durante el último año. Según el Indicador Trimestral de Actividad Económica Estatal (ITAEE), la entidad tuvo una caída de 1.7 por ciento durante el último trimestre de 2016, comparado con el mismo periodo de 2015. El estado, con este descalabro, se ubicó entre las siete entidades federativas cuya producción en lugar de crecer cayó, en nuestro caso 1.7 por ciento. En esta misma situación negativa se encuentran Tabasco y Campeche, cuya actividad disminuyó 10.7 y 8.6 por ciento, respectivamente. Respecto a esas últimas entidades, su caída se explica porque son estados que se dedicaban (o dedican) a la producción petrolera, la cual hoy es una actividad castigada por los bajos precios internacionales del petróleo. Pero en el caso de Hidalgo, el gobierno debería hacer un análisis que explique por qué la caída. Sobre todo porque el último trimestre del año es un periodo de alta actividad económica, por lo que no se entiende el bache en que cayó nuestra entidad. Valdría la pena hacer un diagnóstico externo y ver qué fue lo que contribuyó a desbarrancarnos. Este bache debería servir incluso para replantearnos nuestra vocación como entidad y para retomar las altas tasas de crecimiento que fueron constante los últimos dos años. De filón. La idea de tener un sistema de transporte para discapacitados parecía buena idea, sobre todo durante el sexenio anterior, cuando aún no había Tuzobús. Pero hoy, ni las moscas se paran en
sus asientos.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios