Aíslan guaruras al gobernador

631
gobernador

Pachuca.- Como si se tratara de un rockstar o alguien buscado para ser encarado públicamente, elementos de seguridad del gobernador Omar Fayad abusaron de su estrategia para evitar que los medios de comunicación pudieran acercársele, y terminaron por encerrar con vallas a reporteros y fotógrafos.
El término del evento donde entregaron plazas a trabajadores de la educación, mismo que congregó a miles de docentes de Hidalgo, marcó el inicio de la travesía de medios de comunicación que esperaban declaraciones de las autoridades que presidieron la ceremonia, entre ellos Fayad Meneses.
Algunos invitados comentaban la pésima organización del evento, ya que en pleno acto, decenas de docentes esperaban afuera del salón al que fueron convocados, sin embargo, por llegar tarde y porque el recinto estaba repleto, ya no les permitieron el acceso.
Al concluir el acto oficial, los docentes abarrotaron los accesos al salón en busca de la salida, a pesar de que una voz en el micrófono les solicitó permanecer en sus lugares. Debido a la multitud, resultaba difícil que alguien desde el área de prensa pudiera acercarse a alguna
autoridad para solicitar una
entrevista.
Los reporteros que acudieron, invitados por el área de comunicación social de gobierno del estado, fueron instruidos por personal de dicha dependencia para que esperaran al gobernador abajo, puesto que ahí daría la atención a los medios.

Persecución de camioneta
del gobernador

Una vez en la planta baja de los salones conocidos en Pachuca por el nombre de una esfera de nácar que se encuentra en las ostras, los representantes de los medios de comunicación digitales, impresos y televisivos, recibieron la instrucción de esperar afuera de una puerta trasera ubicada en el estacionamiento.
De repente, una camioneta blanca, donde presumiblemente viajaba el mandatario estatal, arrancó y salió por un portal trasero del complejo de salones, lo que ocasionó confusión tanto de integrantes de los medios como del área de comunicación estatal. Algunas personas lograron ir atrás de la unidad, sin embargo, personal de seguridad cerró el portón para evitar que la alcanzaran.
Ante esa situación, los reporteros que quedaron dentro del estacionamiento decidieron rodear el edificio e ir por la puerta principal para ver si de los que lograron salir tras la camioneta pudieron entrevistar a quien pareciera estrella de rock; sin embargo, constataron que fueron burlados ya que la camioneta solo dio vuelta para ubicarse estratégicamente en una entrada exclusiva del personal del salón y de los pedidos.
Al darse cuenta que el mandatario estatal aún no salía del recinto, los reporteros, camarógrafos y fotógrafos decidieron hacer guardia alrededor de la camioneta, ya que tarde o temprano saldría el aclamado personaje.
Lo anterior, originó la molestia de los elementos de seguridad, conocidos como guardaespaldas, quienes de forma déspota pedían que se retiraran de la unidad y esperaran del otro lado. Al ver la negativa de los representantes de los medios, a través de sus radios acordaron mover la camioneta y regresarla por donde salió.

Las vallas para encerrar a trabajadores de la información

Una vez adentro, donde originalmente esperaba el vehículo, los “guaruras” sacaron sus tan usadas vallas blancas y las colocaron alrededor de las personas que esperaban afuera, que no solo querían entrevista con el gobernador, sino con funcionarios del ámbito educativo, lo que impidió que realizaran su labor de buscar información diferente a su magno evento.
Fue hasta entonces cuando el responsable de comunicación social de gobierno estatal Luis Enrique Cruz dijo a los reporteros que no “habría atención a medios”, ni del gobernador ni de ningún secretario que lo acompañaba, entre ellos, la titular de Educación y el de Gobierno.
Omar Fayad e integrantes de su gabinete salieron sin problema a bordo de sus camionetas y custodiados por elementos de seguridad, ante la vista atónita y enfurecida de algunos reporteros.
En plena retirada, un medio televisivo nacional pudo acercarse a una camioneta en marcha sobre la avenida Universidad, solicitando una entrevista a la personalidad abordo. Resultó ser el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Juan Díaz de la Torre, quien accedió a descender de su unidad y atender a los medios que ahí permanecían; una entrevista en plena calle, con el riesgo que corrían por el flujo vehicular tanto el líder sindical nacional como los trabajadores de la información.

Guaruras encapsularon
a reporteros y fotógrafos para impedir acercamiento.
De repente, una camioneta blanca, donde presumiblemente viajaba el mandatario estatal, arrancó y salió por un portal trasero del complejo de salones, lo que ocasionó confusión tanto de integrantes de los medios como del área de comunicación estatal

Comentarios