El arquitecto y el emperador de Asiria, de Fernando Arrabal, un viaje desde España hasta la Sala Siqueiros de Pachuca, muestra una obra surrealista envuelta en una metáfora de la sociedad conformista que se aleja de la filosofía, la justicia y la empatía. Con cuadros de imágenes separadas entre un náufrago y el nativo de una isla, esta obra es una crítica política-religiosa del complejo comportamiento humano.

El arquitecto y el emperador de Asiria

El arquitecto y el emperador de Asiria

El arquitecto y el emperador de Asiria

El arquitecto y el emperador de Asiria

El arquitecto y el emperador de Asiria

Comentarios