“El arte es una especie de innata unidad que se apodera de un ser humano y lo convierte en su instrumento. El artista no es una persona dotada de libre albedrío que busca su propio beneficio, sino un arte que permite hacer realidad su propósito a través de él” Carl Jung Ante el escenario de incertidumbre global ocasionado por el Covid-19 y bajo el mandato de las autoridades en diferentes ciudades del mundo como Los Ángeles y nuestra capital, vivimos una cuarentena, algo que pensábamos solo era propio de los antivirus de nuestras computadoras , cuando su base de datos no estaba actualizada ante las nuevas amenazas, periodo en el que nuestros archivos “contaminados” se bloqueaban hasta encontrar la cura y evitar la propagación, así funcionaban hace más de 15 años. Recuerdo que varios compañeros en el CBTIS 222 comentaban que muchas veces eran creados a propósito para vender las actualizaciones, en especial a las organizaciones que trabajaban con información muy importante. Sabemos que en la actualidad existen teorías conspiranoicas y fake news que son el pan de cada día, sin embargo, Bill Gates (uno de los hombres más ricos del mundo, dueño de Windows) en una TED talk (Conferencia de motivación personal) de hace un par de años vaticinó cual profeta de nuestra época que la mayor amenaza serían las epidemias, en esta charla puso en evidencia la falta de preparación de los gobiernos de las potencias globales por supuesto sin mencionar al nuestro. Italia y España suman cientos de muertes a esta guerra, haciendo del caminar en espacios públicos sin una justificación esencial, un delito.

La existencia humana es uno de los mayores tesoros que poseemos, la fragilidad de esta joya nos hace recordar la importancia de su cuidado y protección ¿de verdad los gobiernos del mundo tienen la disposición de ayudar a sus ciudadanos sin que esto afecte sus intereses? como el capital social que se juega en la próximas elecciones en Estados Unidos y en nuestros gobiernos locales que traducido en monedas, son cientos de miles de pesos ¿de verdad los ciudadanos necesitamos seguir pagando espectaculares y otros anuncios para que los políticos sigan promocionándose? Ayer por la mañana el señor que me vende las tortillas me compartió que fueron del gobierno a invitarlo a cerrar su negocio y a verificar las medidas de seguridad sanitaria, a lo que él respondió que si le daban lo que el ganaba al mes, con gusto lo haría, pues trabaja por necesidad para mantener a su familia.

La RBU (renta básica universal) es una forma de sistema de seguridad social en la que todos los ciudadanos o residentes de un país reciben regularmente una suma de dinero sin condiciones, ya sea desde un gobierno o alguna otra institución pública, además de cualquier ingreso recibido de otros lugares. La recibe todo miembro de pleno derecho o residente de la sociedad incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre o, dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de ingresos, y sin importar con quién conviva. Yo agregaría que el ciudadano se comprometa a ofrecer horas de servicio a la comunidad desde su oficio o profesión para evitar caer en el parasitismo y la desobligación que un beneficio de este tipo plantea, obviamente si el ciudadano está inhabilitado en alguna de sus funciones psicomotoras podrá contribuir con servicio desde sus posibilidades y conocimientos, quedando exentos aquellos con enfermedades graves o en fase terminal, para hacer de esta iniciativa una realidad el gobierno podría hacer del Internet un servicio público al alcance de todas las familias, eliminando la brecha digital y de acceso a la información, que tristemente nuestro país sigue siendo líder. Con ello establecer políticas de verdadero servicio al prójimo y hacer de la transformación del país una experiencia de bienestar social y personal para las generaciones presentes y futuras siempre en consideración al respeto por el individuo, la colectividad y el entorno donde se desarrolle.

El gobierno de AMLO puede en primera instancia beneficiar a Mipymes (micros, pequeñas y medianas empresas) localmente llamados changarros hasta cubrir a toda nuestra sociedad, no con créditos sectarios como lo plantean sus estrategias, pues esto deja a miles sin acceso; mejor con beneficios reales como lo plantea la necesidad humana, tanto se queja del neoliberalismo que está empezando a actuar como él.

Toda transformación implica enfrentarse al miedo, al dolor y a la pérdida pero si esa es dirigida con sabiduría y un buen corazón, la oruga después de vivir en su propio encierro atreviéndose a transitar su proceso interno más profundo, podrá extender sus alas como una hermosa mariposa y conocer por vez primera; la libertad de sentir la vida.

[email protected]

Comentarios