Alcaldes en aprietos por sus cuentas públicas

1068
editorial

El gobernador de Hidalgo Francisco Olvera Ruiz lanzó la advertencia: no habrá tolerancia para los alcaldes que no comprueben qué hicieron con los recursos públicos cuya responsabilidad es administrar. En entrevista durante una gira de trabajo por Zapotlán,  el mandatario fue cuestionado por reporteros respecto a las denuncias penales que pesan sobre los alcaldes de Santiago de Anaya Fidencio Gachuz Ramírez y de Xochiatipan Pedro Bustos Hinojosa. El primero, según la Auditoría Superior de Hidalgo (ASEH), no ha comprobado el destino de 4 millones 701 mil 870 pesos, mientras que el segundo tiene pendientes por aclarar 3 millones 183 mil. Según el gobernador, los alcaldes tuvieron no una llamada de atención, sino varias, y además fueron asesorados por expertos quienes incluso les brindaron cursos de capacitación.

“Les insistimos mucho de que corrigieran, yo les insistí hace más de un año y medio, no hicieron caso… Nosotros no vamos a tolerar la impunidad”

, fue la advertencia. El problema de la falta de comprobación del gasto público por parte de alcaldes es un viejo conocido de la administración pública. Es un tumor sobrediagnosticado que, sin embargo, no ha podido ser extirpado. El Congreso local ha implementado jornadas de capacitación para los tesoreros municipales, porque ya se sabe de qué pie cojean. Se sabe, por ejemplo, que algunos alcaldes brindan apoyo a la población entregándole, literalmente, dinero en efectivo. No hay algún recibo, solo se ofrece una ayuda sin ningún mecanismo de control. Eso, en el mejor de los casos. Pero también hay asignación de obra sin concurso de por medio, así como otras anomalías difíciles de enlistar. El hecho es que es un mal recurrente que las autoridades no han podido resolver adecuadamente. Recientemente el Congreso aprobó una reforma a la ley orgánica de los municipios para exigir que, al menos quienes se harán cargo de la hacienda pública, sean personas preparadas con título universitario. Ya veremos en un par de años si tal medida da resultados. Mientras, casi todo sigue igual. De filón. Momentos de incertidumbre se vivieron en Turquía cuando una facción del Ejército intentó dar golpe de estado al gobierno de Recep Tayyip Erdogan. Es en esos momentos de caos en otros países, cuando nuestra nación parece, aunque sea por un instante, un país cuya situación no es tan grave. Después, la realidad se encarga de ubicarnos.

Comentarios