editorial

Ayer, el exalcalde de Nopala Hermilo Bravo Leal fue asesinado. Según el reporte oficial, fue privado de su vida por una pareja que lo hirió tras dispararle con arma de fuego. Más tarde, el exedil priista murió en el hospital de Huichapan. Bravo fue despojado de su vehículo por la pareja de asaltantes, quienes se fugaron. Son todos los datos que otorgó la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), institución que ya se dio a la tarea de empezar a investigar los hechos. O eso al menos se infiere. Dado que fue despojado de su vehículo, podemos presumir que el móvil del asesinato fue un asalto, aunque dado que se trata de un exalcalde, también caben muchas posibilidades. Lo que es cierto, es que los exalcaldes se han convertido en blanco de delincuentes tanto comunes como otros más sofisticados, que ya son parte del crimen organizado. Una investigación llevada a cabo por el portal Animal Político, publicada en agosto de 2016 con el encabezado “82 alcaldes y exalcaldes asesinados en 10 años; 50 por ciento de los crímenes han ocurrido en cuatro estados”, establece que de 2006 a 2016, 82 alcaldes en funciones, alcaldes electos y exalcaldes fueron asesinados violentamente en nuestro país. Según la misma fuente, un estudio realizado por la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) arrojó que tan solo en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto habían sido asesinados 35 alcaldes hasta agosto de 2016, por lo que se pronunciaron para que el gobierno federal establezca un protocolo especial de seguridad para los ediles, sobre todo aquellos que gobiernan en zonas asoladas por el crimen. Este año, según información oficial, van cuatro exalcaldes asesinados e igual número de presidentes municipales privados de su vida. Y mientras todo esto ocurre, la propuesta de la ANAC ha sido ignorada. ¿Qué le queda a los exalcaldes? Lo que tenemos casi todos los mexicanos: procurar su propia seguridad u organizarse para exigir a los gobiernos que actúen. Sí, paradójico, pero cierto. De filón. Resulta que en el ayuntamiento de Pachuca casi la mitad de quienes integran el cabildo capitalino no ha presentado ante el pleno reglamentos, acuerdos económicos, propuestas de reforma a artículos o disposiciones administrativas, esto cuando ya transcurrió más de un año de la actual administración. Entonces, ¿para qué quieren estar en el cabildo? ¿Para recibir una beca mensual?

Comentarios