Recursos millonarios están en riesgo de perderse por la actitud omisa o quizá inepta de algunos presidentes municipales de Hidalgo. Un poco de historia: el movimiento antorchista logró que para este año se etiquetaran 114 millones de pesos para obras de infraestructura básica a través del Presupuesto de Egresos de la Federación 2016; dicho recurso es gestión de Antorcha a través de nuestro movimiento a nivel nacional, de los diputados federales antorchistas y del propio comité estatal en Hidalgo. Después de muchas vicisitudes y desencuentros con la federación para que asignara recursos a las obras propuestas por la organización, por fin se logró que el pasado septiembre se radicaran la mayoría de los recursos en las arcas del gobierno del estado, pero han pasado ya tres largos meses y los trámites para ejecutar dichos recursos e iniciar las obras aún no logran terminarse por las instancias encargadas. Pero, lo que es peor, por mucho tiempo los alcaldes estuvieron negando que se les hubiese entregado dicho recurso, y algunos otros, como los presidentes municipales de Huehuetla y de Yahualica, retienen el recurso con argucias pueriles queriendo ddesviarlo para otras acciones, seguramente para cubrir algunas de sus muchas promesas de campaña o compromisos habituales de fin de año, ignorando completamente las normas de ejecución y de que recurso etiquetado por la federación no se puede aplicar en otra obra o acción so pena de ser acusado mínimamente de desvío de recursos federales.
Estamos a unos días para que todas las obras estén aunque sea comprometidas en construcción, es decir, que ya haya empresa responsable de su ejecución; el plazo concluye el 30 de diciembre, y de no ser así, los recursos deberán ser devueltos a la federación; si eso pasa, para desgracia de los hidalguenses que se beneficiarían, será responsabilidad de la autoridad y, por lo tanto, a dicha autoridad omisa o inepta haremos responsable y le exigiremos que realice la obra con sus propios recursos. Estamos realmente preocupados, pues las obras que contemplan esos 114 millones de pesos beneficiarán a miles de hidalguenses, por ejemplo: la construcción de un sistema de drenaje en la localidad de San Antonio el Grande, Huehuetla, por un monto de 15 millones 892 mil pesos, que beneficiará a alrededor de 5 mil habitantes. A esta obra, que incluye además una planta de tratamiento de aguas residuales, los recursos le fueron asignados al ayuntamiento de Huehuetla desde septiembre, pero hasta ahora ni la licitación de la obra ha realizado el alcalde Fermín García, primero, porque en los primeros meses, cuando vio dichos recursos en sus arcas, seguramente ni sabía de dónde provenían y después cuando se le informó y demostró el origen, dedicó parte del tiempo a inventar maniobras para desviar el recurso hacia otras áreas o quizás para usarlo en algunos otros compromisos ajenos a la comunidad de San Antonio; lo cierto es que el alcalde de Huehuetla, por omisión, ineptitud o falta de experiencia en la administración pública (o por las tres cosas juntas, pues no son incompatibles), o porque le hace como el tío Lolo, hoy tiene un plantón permanente en la presidencia municipal de Huehuetla de los vecinos de San Antonio el Grande, apoyados por el antorchismo de la región Otomí-Tepehua. Y misma situación está por presentarse en los ayuntamientos de Yahualica y Tlanchinol, por causas similares.
Seguiré con mi lista, sobre todo para que sea conocida por aquellas comunidades que tienen mucho tiempo solicitando la solución a una demanda en concreto, y que ésta aún no tenga visos de solución, conozcan que existe una esperanza, que hay un camino para lograr atención, y ese se llama Antorcha Campesina. Pues bien, dentro de las obras logradas está también el inicio de la pavimentación del camino Acuautla-San Ambrosio, que beneficiará a cerca de 12 comunidades de los municipios Huehuetla y San Bartolo Tutepec, con un monto de 35 millones de pesos; la pavimentación del camino de Texcatepec (5 millones 484 mil pesos) y la reconstrucción de la entrada principal a la comunidad Llano Primero, ambas en Chilcuautla; también en la región del Valle del Mezquital, importantes logros podemos celebrar con la asignación de 11 millones 340 mil pesos para la pavimentación del camino a la comunidad de La Presa, Nopala, y de 2 millones 830 mil pesos para la construcción de tres arcotechos en primarias, y de una barda perimetral en una secundaria. Por la Sierra Gorda, en el municipio Pisaflores, se construirá el sistema de agua potable en San Vicente, obra que tiene un costo de 12 millones 396 pesos. Asimismo, en Tlanchinol se aplicarán 2 millones 755 mil pesos en pavimentar varias calles de los distintos barrios de la cabecera municipal y 4 millones 223 en la comunidad de Jalpa; por los mismos rumbos, en el municipio Yahualica se aplicarán 8 millones 326 pesos en pavimentos, construcción de un muro de contención y un sistema de agua potable.
También los municipios de Alfajayucan, Tenango de Doria, Pachuca y Tizayuca se verán beneficiados por la conquista de este presupuesto para obras de infraestructura y la construcción de un albergue estudiantil indígena en Zacualtipán. Cierto, como señalaba líneas arriba, que estos recursos se encuentran en grave riesgo de no ser aplicados en tiempo y forma por las instancias gubernamentales encargadas, pero como también quedó dicho, los antorchistas haremos lo necesario para que se ejecuten. Por lo pronto, antorchistas de Huehuetla, adelante con su plantón, están en lo justo. Reciban todo el apoyo fraterno de sus compañeros antorchistas hidalguenses.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios